¡Nada es lo que parece

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
129 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Con ojos de necios, reflejados en espejos distorsionados, así  muchos han de caminar.

Escalan en altos montes, para desde  de las  alturas, apreciar sus castillos de arenas.

 Sembraran  en tierras  de maldad, regadas con lágrimas de injusticias.

 Esparcidas han sido los rencores, como porciones de sales  para aliñar alimentos.

Quitaran los zapatos, y con los pies descalzos, caminaran en vías de ingratitud.

La dirección anhelada era las calles de oro, pero anduvieran en calles de inmundicias.

Tenían soberbia por desayuno, hipocresía por comida y engaños por cena.

Al despertar, se encorsetaban de apariencias  con tacones de maldiciones a juego.

 Así caminaban, empuñando arma como billetera y municiones como efectivo,  frutos fraudulentos  indignos de vivir con el sudor sus manos.

¡Nada es lo que parece!

Son muertos en sus delitos, que se miran al espejo y creen que siguen vivos.

Son Incapaces de escuchar la voz que clama en el desierto.

La vida les  llama a la puerta, una y otra vez y ellos no escuchan el timbre.

Por Estar sacando brillo al espejo  al que  idolatran, por el mismo son engañados.

Espejo mentiroso...

Vanas y vanas son las vanidades que alumbran al muerto, que lleva por armadura, un corazón endurecido.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Temporada de musicales en Madrid

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed