Adrenalina,Poder y Maldad

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
254 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

 Viernes por la noche, han pasado meses desde que decidí emprender mi vuelo, sin embargo un encuentro casual en el gym con un conocido mutuo ha roto mi tranquilidad.

¡Hey Max extraña muchísimo su libro! -Me dice nuestro amigo mutuo- desde que lo bloqueaste en el teléfono de vez en cuando se acuerda y me pregunta por él.

La verdad me ha dado rabia pensar que no ha tenido ningún comentario para mí persona, la rabia se esparce por mi cuerpo y me brinda energía extra, y con un dejo casi sobrehumano termino mi rutina en el gym con muchísima energía aún, no es posible que lo único que le preocupe sea ese maldito libro ¿Y yo dónde quedo? ¡Yo soy importante! Sí sólo supiera que ese libro está en mi poder y que cuando tengo un pensamiento doloroso respecto a él arranco hoja tras hoja mientra lo disfruto enormemente.

Vuelvo a casa y en un arranque de furia decido enviarte un mensaje para remover las entrañas de tí y que me recuerdes ¿Quién te crees para olvidarme así como así?

El mensaje es breve, es una explicación corta y bien pensada que te incentive a contestarme, quiero provocar prurito en tu curiosidad.

Un día, no hay respuesta, dos días no hay respuesta, 3 días, 4 días, 5,6....al fin! Has picado! lo sabía, me provocas marcando a mi teléfono e inmediatamente colgando, ahh tan clásico de tí...tratas de medir mi interés, esta vez no caigo, estos tres meses sin saber de tí me han sentado de maravilla, soy mas dueña de mis emociones que nunca.

Veinte minutos después entra tu llamada, lo dejo sonar 3 veces y con neutra voz respondo, silencio... -¿Hola?, buenas noches-

Al fin tu vacilante voz suena. -He tenido noticias tuyas ¿Estás bien? Sé que me pediste que no te volviera a hablar pero me he preocupado por tí y quise saber cómo te sientes.

¿Estás libre esta noche? Me gustaría verte.

 

Y por vez primera y con una sonrisa burlona te respondo..¡Vaya vueltas de la vida!¡Si supieras cuanto desee estas palabras tuyas! Sólo qué llegan tarde, de haberlas hecho hace tres meses, sin duda y sin vacilar te hubiera llevado a comer, te hubiera invitado al hotel y hubiera pagado todo lo que desearas esta noche...Lamentablemente la situación ya ha cambiado, estás fuera de mi corazón, me sigue gustando tu charla y tu voz, pero el sentimiento por tí ha desaparecido.

Siento tu molestia a raudales y con parcas palabras sólo dices -Entonces eso es un no ¿Verdad? - Así es -te respondo-

Rápidamente cambias de conversación y dando un cierre inesperado te despides no sin antes desearme suerte, y yo con el ego henchido y ahogandome de poder al haberte rechazado, repondo con un prepotente -Adiós Max, ten una buena vida-

Al día siguiente planeo darte una ligera ayudadita para mitigar tu ego muy lastimado y como cordero en manada de lobos te envío un mensaje sugiriendo un ligero arrepentimiento, algo no tan obvio porque lo descubrirías fácilmente, sé que aprovecharas tu oportunidad de sacarte la espina, te conozco a la perfección y así lo haces, sigues mí guión escrito para tí y esta es una escena dónde me flagelarás porque así lo he escrito.

Ni tardo ni perezoso aprovechas tu incipiente poder y me espetas un poco conmovedor -Jamás quise que te fueras, me hubiera gustado disfrutar contigo muchos años, pero ahora tu estás en otros asuntos y debo aceptarlo, se feliz y adiós-

Se ha consumado mi guión, te he permitido tomar la delantera, está medido y ahora en un texto me dices que fuimos una pareja, tengo la evidencia, has caído por segunda ocasión esta noche, y tu remate final -Yo no quiero amigas, adiós- Posterior a esto un bloqueo a mi número telefónico, tal cual lo predije, tu ego dolorido y sangrante se ha demostrado en la herida narcisista y reviras mi anterior bloqueo a uno tuyo, me encanta como eres de predecible, ahora sólo queda esperar.

¿Por qué será que disfruto tanto hacerte esto? Siento correr por mis venas adrenalina pura, siento poder, el cazador ha caído en sus propias redes, y es que el cazador no se ha fijado que esas trampas tienen la misma marca que las que él utiliza.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.