Gratitud eterna

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
185 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Salimos del hospital con la suerte de poderlo contar, de poder disfrutar de la vida, de mirar con otros ojos, aunque sean los mismos. Somos afortunados por seguir indemnes al vacío, a la nada, a la intransigencia, a la locura colectiva que nos hace ir rápidos para llegar a la misma parte, que nunca es el todo.

 

Miramos hacia atrás y vemos unas instalaciones formidables, nobles, sanadoras, comprometidas con lo humano, así como unos equipos de profesionales irrepetibles que transforman la estructura para hacerla mejor. Damos gracias por ellos y ellas.

 

Hacer cuentas únicamente con lo excepcional en negativo es un síntoma de poca empatía hacia un sistema que debe invertir lo que sea menester para salvar lo físico y lo espiritual. Con este modelo se intenta todo, y a veces hasta se consigue lo que parece imposible.

 

Hemos sido testigos de que existen los milagros, y no porque todo haya ido bien, que es crucial, sino porque de vez en cuando suceden cosas que nos hacen pensar, como decía Lennon, que la vida se pasa mientras planificamos lo que ha de ser.

 

En determinadas oportunidades el destino manda parar y te coloca en una realidad suprema, que nos corrobora que somos frágiles y débiles. Frente a ese hecho surge la investigación, la habilidad y el buen hacer de una Sanidad que evita muchos naufragios. Es el caso.

 

Contemplamos todo lo que nos rodea y vemos que el blanco de las batas significa la pureza de un renacer por el que demostraremos que ha merecido la pena. ¡Ojalá sea así!

 

Con esta perspectiva se consolida el día, del que cogemos la muestra de una experiencia enriquecedora, que mancomunamos con destacados conceptos de paz, que nos imprimen un descollante carácter.

 

Pese a lo que algunos puedan decir creceremos con el brillo de los que han dedicado toda su historia a aprender a sanar. Nos dan energía y ejemplo, y nos ayudarán a un equilibrado desarrollo. Han reabierto un camino en el que colocaremos flores cargadas de colores.

 

Por ende, gratitud eterna a quienes se sacrifican por sus semejantes para que estén y vivan jovialmente. De ellos, y ellas, es nuestro Reino.

 

Juan TOMÁS FRUTOS.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.