Al enhebrarse

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
300 visitas

Marcar como relato favorito

AL ENHEBRARSE

Allá va un recuerdo, allá, allá.
En la esfera espinosa, va.

Desnudando al sueño, sordo, salado,
en la divina hora del amanecer,
abnegado, abstraído, acérrimo, acertado,
escultor del aliento en ruinas.

Lo sé. Porque no ignoro.
Que he muerto sin saberlo.
En mis noches nubladas…
¡Y no pude enterrarme!.

Olvidado transparente eternamente.
Amarillo ennegrecido, rojo blanquecino.
En el sueño líquido, blando y estéril.

En los confines del azul endurecido.
Antes del nacimiento del tiempo.
Mucho menos que mínimo.
Tan profundamente alto,
en el ácido y desgarrado cielo.

En los tambores, tiernos, túneles tardíos,
de nácar, nunca necios temblores.
En la cabellera, caballo candoroso,
desarmado, destilado caballero.

Imborrable herida que se aferra hábil,
hambrienta hélice harta.
Donde hubiere habido menos,
al faltar lo que hubo habido
en el infernal abrazo, abierto,
drama, dócil, dulce, dorado y dudoso.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed