ABOMINABLE COSA... (Neodadaísta)

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
165 visitas

Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

ABOMINABLE COSA
(Neodadaísta)

Blabla que blabla. La baba bebía. La palabra.
La palabra y sus rudos ruidos, pintan con fiebres,
brutales, frutales, burdeles, facultades que no
enseñan, el recreo, con la fatiga de la hormiga.
La protección del mercado, enmascarado, donde
desgarra al sueño arrugas. Gas y enredo circunspecto.

En la plaza que pasa, que pesa, y desplaza,
las anémonas anémicas. Dale que dale. Duele que huele.
Ya desgaja el humo por atajos. Ojos venéreos y cifrados.
En torno, las agujas usan gomas, y lentos lentes.

Más allá de la rueda sudorosa. ¡Muerta!.
Menos muerta cada noche. ¡Dada y quitada!.
Y en la estrella dados y lenguas grises. Duda que duda.
Ningún acusado es gusano serio, en la cadena de caderas,
calderas y caimanes. Pues abajo gruñen, las monedas monas.

¡Oh!. Mucho ojo. ¡Oh!. Las mariposas mamadas. Más y más.
Con los ídolos y módulos y nódulos y máculas y espéculos.
Con las borregas barridas, bedel y befa, bestia, bizarra y bizca.

Alguno, se cree, algunas angulas, angulares.
Alguno, es muchas, fatuas fronteras, falibles.
Alguno, se niega, viscosa, maraña y vituperio.

En el nocho, íntimo, final, ínfimo.
¡Más tardo, más burdo, más graso!.
Como el escándalo del sándalo agitado.
Así bajé y escuché cada mirada, mareada.

Del estéril optimismo, pendientes huecos engañados.
De aquél oculto en aquéllas. Tan falso como ingenuo.
Con la pureza de negación indemne, infecto cunde.
Y mil esqueletos desayunan vivos. Péndulos puercos.
Y éso se dice ésa. Y amorfo calumnia zaino. ¡Ésa cosa!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.