Enervante pedantería

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
91 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

ENERVANTE PEDANTERÍA

En su trayecto hasta el presente,
las mañanas ya no duermen,
Más perdidas, más en venta,
más en vuelo, más alertas.
Por ser también vanas culebras.

¡Líquenes incisivos!.

En hielo acongojado, algodonoso alfiler,
siendo el peligroso juguete, candela herida,
Un faro que abulta, y finge conmoverse,
la inagotable sonrisa de ese triste mendrugo,
que es su propia miseria, derroche de cielos.

¡Indeclinable escarpa!.

En cambio, nadie no sintió alguna vez,
escapar el destino en velas triangulares,
en las cumbres del bullicio milenario.
Porque es fuerte y es torpe, la esfera ufana,
que es inocente, inquieta, pestaña esculpida.

¡Pertinaz lacra!.

Para ésa convicción, se almidonan los castaños,
con ligeras pinceladas, con pulpas espinosas,
que puede ser pasajera, manzana fresca flama,
o una continua ventana, frondosa en pura sombra,
por la arbitrariedad metálica, hecha virtud cruel.

¡Petrificada impertinencia!.

En el instante del cristal, riguroso camaleón.
En la campiña del rebaño marchito, escorpión.
Con las pupilas del tormento, óptimo labriego.
Con los diamantes del florero, fatuo vuelo.
Porque la audaz balanza alcanza zaheridora.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Temporada de musicales en Madrid

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed