Enajenado ancladero

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
73 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

ENAJENADO ANCLADERO

El estanque pescador de buques,
azul brama en la espuma,
y se pierde bajo el ruido revuelto,
de los árboles devorando las ventanas,
y siguiendo la sombra selvática del gato,
en la suerte que se burla hecha mueca.

Es como una lluvia de llaves falsas,
en las horas desiertas e indecisas,
cuando todas las paredes apuntan,
con plumas las estrellas sin zapatos,
hacia el día de la rubia arena.

Ahí los cuerpos son pálidos,
insomnios fatigados con sus redes,
que no encontraron nada, dulce,
al cubrir de cristales y pajas,
el pardo campo de rejas y tejas.

Ya se hincha blanquecino el pueblo,
mientras el polvo sin razón, suspira,
y supura el vientre de terneros,
encima de las cisternas sombrías,
anudando sus patas extendidas,
en el miedo gris del olvido.

Conoce el dolor todos los vientos,
las noches abiertas, los nidos profundos,
las gacelas agitadas, los huertos agrios,
al surcar todos los puentes de orégano,
suprimiendo combustión e ignorancia.

Los candados se apartan unos de otros,
complacientes fetiches, defraudados y tristes
por el oscuro amor de una estirpe viperina,
que huye del día en sus madejas de seda.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Temporada de musicales en Madrid

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed