La vieja Paca

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3693 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Paca, es una anciana con una vida anterior intensa, ha pasado por todo, tiene experiencias que guarda en su mochila interna para ella sola, porque si las contara llevaría a sus escuchantes a la locura. A mí me cogió en plena pubertad y me llevó “al huerto” a la primera. 

Recuerdo, que venía a ayudar a mamá en casa, trabajadora incansable cumplía a rajatabla sus órdenes y su ayuda le resultaba valiosísima. Un día al bajar a desayunar percibió que yo venía envalentonado de entrepierna, la traía como una morcilla. En segundos valoró su potencial y lo debió estimar adecuado porque comenzó una estrategia de giros y roces hasta conseguir ponérmela en plenitud. 

Estábamos solos y ella tenía toda la potestad del mundo, así que me llevó al sofá, me bajo el pijama, me echó hacia atrás dejándome sentado, se puso en cuclillas y empezó a masturbarme como sólo sabe hacer una verdadera artista. Cuando ya me tenía con los ojos cerrados y perdido el sentido, se quitó la dentadura y metió mi dura en su cueva desdentada. Me lamió con tanta fruición que le llene la boca en segundos y con abundancia. 

A partir de ese día (cuando mamá no estaba en casa), con regularidad la llamaba a mi habitación para que calmara mis ardores. Ella subía presurosa, tanto por ser activa como porque le gustaba y la ponía llevarme al éxtasis. De masturbarme y hacerme mamadas impresionantes, pasó a meterme el dedo en el culo y después siguió, llevó mi mano a su otra cueva y me hizo sentir su excitación. No tardó en buscar calmar también sus propias apetencias, posicionada adecuadamente se clavó a placer mi vástago, al que buscó posteriormente otros agujeros suyos, igual de complacientes o más para mí. 

Era un festín cada vez que me pillaba y me volví adicto suyo. 

Llegué a no verla vieja, me gustaban hasta sus arrugas. Cuando la cogía por mi cuenta la llevaba a un estadio que ya tenía olvidado y entonces entraba en trance, se le volvían los ojos y hacia exclamaciones como de no poder seguir, pero se corría y me pedía más.

Su olor característico me excitaba y por donde ella pasaba luego iba yo en peregrinación. 

Sé las sabia todas, tenía imaginación y me buscaba las vueltas. A una de sus bragas (negra por cierto) le hizo un agujero a la altura del culo y se puso echada en el sofá cuando me oyó venir. Fue un espectáculo encontrármela allí con aquello en pompa y dispuesto, me puse a tope y la embestí como a ella le gustaba. Lo repitió en más de una ocasión y siempre gritaba de gusto y me excitaba tanto así que me corría de seguido. 

Tenía remedio para todo, cuando la cosa iba tan rápido por detrás, luego me la enjabonaba y ponía de dulce. Luego, tendido, me lamía toda la periferia con parsimonia y cuando llegaba al meollo se aplicaba a fondo y me volvía chalado. Ya verraco me ofrecía su peludo húmedo y calentito y nos dábamos un festín.

Ahí abajo, arriba de su peludo (como le llamaba ella), me explicaba como tenía que darle los giros de lengua con penduleo y se le erizaba y ponía como una habichuela de grande, lo tenía sensible y duraba poco sin correrse, cuando proseguía me pedía descanso porque le dolía de las sensaciones tan fuerte que le daba.

Con ella lo aprendí todo, incluso a manejar a las mujeres, me imponía actitudes y me explicaba el porqué. A la primera jovencita que me ligué y llevé a casa, le di con todo el adiestramiento y luego me buscaba como una loca para volverlo a hacer. Reconozco que no me molaba ser maestro sino aprendiz y después en vez de jovencitas busqué maduritas con las que aprender, pero todas resultaban un fiasco. Tan sólo Paca me ofrecía lo que yo necesitaba, experiencia y sexo sin fronteras.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.