El puente

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
148 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Este es mi humilde homenaje a nuestro puente. Si algún día tuvo nombre, los del pueblo ya lo hemos olvidado. Para nosotros es simplemente «El Puente de Piedra».

Como de otros muchos, se cuenta que el mismísimo Diablo lo construyó  en una noche para conseguir el alma de una muchacha que deseaba pasar al otro lado del rio. Mientras el Diablo agotado por su empresa dormía, la joven huyó por el puente burlando al Maligno.

Parece tener algún resto romano, pero de lo que los parroquianos se sienten más orgullosos es de cómo en la guerra fue alcanzado por una granada cuyo rastro todavía se aprecia en el pretil. Me contó mi abuelo que hacia 1937, cuando las fiestas del pueblo, una caja llena de petardos que se tiraban tras la procesión del Santo  fue alcanzada por un pitillo mal apagado que ocasionó los destrozos.

También fue testigo de «lo del tío Eusebio». Eusebio y «la Encarna» se querían desde hacía años, pero cuando ella marchó a la capital a servir y se acabó casando con el hijo del señorito, el pobre Eusebio se quedó muy triste. Tan triste que decidió tirarse por el puente.

Era verano y el rio llevaba poco caudal así que cuando la hija del boticario lo descubrió esa misma mañana, Eusebio se hallaba sentado en el cauce con el agua hasta la cintura y con una buena brecha en la cabeza. Pronto se curó de las heridas en la cabeza y….las del corazón. Se enamoró de la hija del boticario y se casaron un año después.

El último episodio ha acontecido recientemente. Se amplió la carretera que pasa por el pueblo y el puente resultaba estrecho. Se rumoreó que iba a ser derribado y toda la ciudadanía salimos a protestar con pancartas, pitos y consignas. Fuimos portada del Heraldo y hasta vino la televisión autonómica que durante 2 minutos nos sacó en el noticiario. Al final, los «de arriba» debieron concluir que era más rentable construir un nuevo puente aguas abajo. El alcalde se apropió de la supuesta victoria y fue elegido en su cargo una legislatura más.

Seguramente habrá más historias sobre nuestro Puente de Piedra, pero estas son las que más se cuentan. Hoy, que por trabajo me veo obligada dejar el pueblo, dejo estas líneas como sentido recuerdo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.