C3 Descubriendo a la desconocida

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2378 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Lesbianvideos.co - Sólo relaciones íntimas entre mujeres

Me quedé estupefacto después de recibir el mensaje y tarde en reaccionar, para cuándo regrese a mi salí del cuarto y ella ya no estaba así que tome mis cosas y salí del hotel tenía que llegar a la entrevista así que pedí un uber para llegar más rápido.

Tras unos minutos llegué a la universidad donde quería presentar mis prácticas.

-Buenas tardes.
-Buenas tardes, disculpe tengo una cita con la Lic. Edith Márquez.
-Ahh claro, tu marcaste para reagendar correcto?
-Si, ese mismo.
-No te preocupes, tiene poco que llegó. Te voy a pedir que llenes está solicitud y por favor dame tu cv y tú identificación.
-Claro gracias.
-En un momento te llaman.

Me senté en la sala de espera, llene la solicitud y tome el celular para leer de nuevo el mensaje.

"Ya lo sabrás más tarde cariño. Ya tienes mi número y gracias por todo lo rico que me hiciste. Besos."

-Cómo obtuviste mi número y mi nombre. - Contesté el texto-
-Digamos que tengo acceso a tu información.-Contesto enseguida-
-Pero como?
-Lo descubrirás en unos minutos amor, no seas desesperado. Además, arruinará la sorpresa y espero ya te hayas recuperado porque quiero volver a chuparte esa rica verga.

¿Pero de que diablos habla? ¿Me estará acosando? ¿Cómo tiene acceso a mi información? Miles de preguntas en mi cabeza dan vueltas.

-Sr. Oscar!
-Si, soy yo.
-La Lic Márquez va a recibirlo, por favor pase a la oficina del fondo por favor
-Claro gracias.

Tome el camino que me indicaron y entonces otro texto.

-Estas listo?

¿Listo? ¿Que diablos? Ignore el mensaje tenía que concentrarme en la entrevista, guarde el teléfono y toque la puerta.

-Adelante.
-Gracias- Cerré la puerta a mi espalda y wow!! La hermosa chica con la que cogí en la mañana estaba frente a mí. -
-Hola desesperado, toma asiento bebé.
-Espera! ¿Qué haces aquí?
-Pues es obvio, te cogiste a quien te iba a entrevistar.
-Qué?!! Licenciada perdón, no sabía que era usted.
-Edith para ti amor.
-Lic. Márquez, perdone, pero espero esto no afecte mi entrevista.
-Que me llames Edith y claro que afecta.
-Pero por favor de verdad me interesa.
-Ya cálmate amor, afecta porque el puesto de becario es tuyo, mientras más cerca te tenga, más voy a disfrutar de ti.
-Pero no me has entrevistado.
-No hace falta tu cv es muy completo y no es gran cosa el trabajo, además que quiero seguir cogiendo, así que abajo el pantalón.
-Aqui?
-Si, aquí.

Se puso de pie, le puso el seguro de la puerta, dio la vuelta a mi silla y me besó. Fue un beso largo, sentí su lengua jugando con la mía y sus labios acariciar los míos, cerré los ojos y disfruté del besó solo sentí sus manos rosar mi verga sobre el pantalón.

-En serio aquí? ¿No se darán cuenta?
-Cállate ya. Quién se enteré lo corro, sácatela ya amor.

Aún sentado afloje el cinturón y quite el botón de mi pantalón, ella hizo el resto, bajo el cierre y liberó mi verga del boxer, sus manos estaban sudando y calientes y en seguida provocó una erección. No sé cómo diablos me prende tan rápido y tantas veces. Se le quedó viendo un momento y en seguida empezó a lamerla.

-Uff si!
-Shht cariño sólo disfruta.

Continuó chupando mientras bajo mi pantalón al suelo. Su lengua acaricio mi falo de inicio a fin, se detuvo en mis testículos y volvió a subir para besar mi glande, lo introdujo en su boca y dentro lo rodeo con su lengua para volverlo a sacar y volver a besar, lo repitió varias veces, su mano comenzó a masturbarme y volteo a verme aún con mi pene en su boca convirtiendo a un rostro angelical en una cara de lujuria que me volvía loco.

-Te gusta cómo te la chupo papi?- Me dijo imitando la voz de un bebé-
-Me encanta.

Siguió chupando mi glande una y otra vez mientras me miraba, me perdí en sus ojos, mi erección crecía al verla frente a mí con la verga en la boca. Sus manos bajaron a mis testículos para masajearlos y poco a poco introdujo mi pene en su boca, sentí claramente como llegué a la entrada de su garganta y empujó para que entrara en ella.

10 o quizá 20 segundos se mantuvo solo empujando para que entrara más mientras yo sentí su lengua jugando en mi falo hasta que por fin la saco para respirar. La vi respirar profundo durante un un momento, dejo de mirarme para ver mi verga brillando por su saliva se acercó y le escupió, la tomo, metió y saco con velocidad mi verga de su boca, una... Dos... Tres... Entraba y salía continuamente y una vez más me fui de mi, mi mente estaba concentrada en el placer que a través de mi entrepierna que recorría al resto de mi cuerpo como un choque eléctrico, mi cuerpo dejo de responder y empecé a tener espasmos de placer, mi verga entraba y salía con velocidad de su boca, mi erección creció, me levanté de la silla y la tomé del cabello, la sujete con fuerza y empecé a menearme para penetrar en su boca.

La vi ponerse roja por la forma en que penetraba en ella volvió a verme y casi conectados por la misma idea a través de nuestras miradas me deje llevar por un impulso, así que la jale del cabello con fuerza para sacar mi verga la cual escurría entre mis fluidos y su saliva y una vez fuera le di una bofetada.

-Ahh!! Si papi- Me susurro-

Volví a meter mi verga en su boca ahora frotándome en sus mejillas, de un lado y luego el otro, le di palmaditas en los cachetes con mi verga dentro, la jale y volví a entrar y salir de su boca con fuerza, su garganta me recibía y me encontré en el límite, cuando pensé que no podría estar más excitado la mire de nuevo, volvía a introducir mi verga hasta el fondo, pero está vez también mis testículos entraron a su boca, su lengua jugaba dentro y sus dedos acariciaban mis nalgas y las apretaba para entrar más. Mi respiración se agitó demasiado y mi verga ardía de lo caliente que estaba, tome su cabeza para que no se quitará y no pude más eyacule en su garganta.

La libere para que respirara y me desplome en la silla, ella de aún de rodillas frente a mi limpió mi verga con su lengua de sin dejar rastro de semen. Tarde en recuperar la respiración y no entiendo cómo es que sudaba tanto, la ayude a levantarse y se sentó en mis piernas para volver a besarme.

-Bienvenido a tu nuevo trabajo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.