El Espía

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3328 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Lesbianvideos.co - Sólo relaciones íntimas entre mujeres

Primero que nada, explico que vivo en una unidad clase media, las casas de dos en dos comparten muro, son casas pequeñas de, en fin, lo importante es que la recámara trasera de las casas queda de frente a la del vecino sobre el patio de servicio y todos los baños de las casas tienen un domo blanco en lugar de muro en el techo, espero con esto me dé a entender.

Mi vecina es enfermera y siempre llega tarde de trabajar, yo también llego tarde y bueno esa noche en particular coincidimos al llegar en el transporte que nos deja a dos cuadras de casa.

-Buenas noches.
-Buenas noches.- Contesto-

No la conozco, nos saludamos por educación tenemos 3 años siendo vecinos, pero entre su trabajo y el mío nunca coincidimos en tiempos como para conocernos.

Al tomar el camino a nuestras respectivas casas íbamos uno junto al otro pero tomando nuestra distancia. De noche y a obscuras todos desconfían de todos y la verdad es que no me importaba, siendo otra ocasión hubiera intentado iniciar una conversación, pero iba tan estresado del trabajo que no me importaba nada ni nadie.

- Hace algo de calor a pesar que es noche no crees?
- Si, estas noches han sido calurosas. - Contesté indiferente-.
- Supongo que si.

Se dio cuenta de mi estado y no insistió, llegamos a la entrada de nuestras casas y voltee a verla, también se veía algo estresada, creo que tampoco fue su día, me sentí un poco mal de no seguir la conversación.

- Oye en tanto tiempo no he sabido tu nombre.
- Emm. Soy Nancy.
- Un gusto Nancy yo soy Oscar.
- Ok. Linda noche.
- Igual tu Nancy.- Supongo que me tarde y se perdió la oportunidad de hablar la vi entrar a su casa y enseguida entre a la mía.-

Una noche normal hubiera cenado, pero estaba tan cansado que me fui a la cama. Pasaron unos 20 min tratando de dormir, pero el calor era insoportable y eso que dormía en boxer. Me pare para abrir la ventana y vi a Nancy en la ventana del frente, cómo  nunca estoy en casa no me había percatado que su recámara daba frente con la mía tenía la luz prendida y sus cortinas estaban recogidas así que podía verla al otro lado, la vi ponerse audífonos y aventar la mochila a la cama.

Nancy es una chica común, a las que llamas bonita en lugar de guapa. Siempre la veía vestida de forma similar, jeans que no llaman para nada la atención aunque viéndola esta noche y prestando atención noto que tiene un trasero firme y redondo, tiene pechos pequeños y siempre usa playeras de colores holgadas, supongo que no les gusta llamar la atención, su cabello chino y rojizo, su tés blanca, supongo que si es guapa, pero nunca le preste atención.

Abrí la ventana y al otro lado ella ni me noto, estaba por irme a acostar cuando la vi dándome la espalda y sacándose la playera, no lo pude evitar me escondí a espiar. Ella del otro lado se veía cantando y disfrutando la música, se dio la vuelta y pude ver su sostén de frente aunque tengo que decir que mato la sensualidad con ese bra blanco de conejitos dio nuevamente la espalda y abrió un cajón aunque no alcance a ver qué saco, pero lo aventó a su cama y dándome la espalda se quitó los jeans y me dejó apreciar su lindo trasero, sin duda estaba muy bien y no solo eso, su piernas también eran lindas, traía puesto un cachetero blanco, pero este con florecitas.

Empecé a sentirme mal no tenía por qué espiarla así que estaba por retirarme a dormir, pero cayó el sostén, la vi frente a su cama y parecía que sostenía sus pechos y los movía al ritmo de la canción, no pude evitar reír, empecé a mirarla con la emoción de que ella no sabía que la miraba y un momento después se quitó el cachetero y dio la vuelta a la ventana, me escondí para que no descubriera y si, la vi desnuda frente a mí, sus pequeños pezones rositas y el poco pelo de su vagina delineado en "v" bien recortado, tan hermosa, definitivamente algo totalmente distinto a lo que había visto. Se puso frente al espejo de la ventana. Soltó su cabello y bajo sus manos a sus pechos, la vi acariciarlos, apretarlos, tomó sus pezones y los estiró al frente pellizcándolos, empecé a sentir una erección al verla tocarse, se mordía los labios y aunque estaba de lado apreciaba el reflejo en su espejo, continuaron las caricias y bajo una mano a su vagina, se veía como la a acariciaba.

La mano izquierda apretaba sus pechos mientras que la derecha buscaba su clítoris y apretaba sus piernas al mismo ritmo. Sabía lo quería pues en seguida la vi tener espasmos de placer, estuvo unos minutos y en seguida paro. Tomo papel y empezó a limpiar sus piernas que estarían chorreando. Supuse que sería todo fue muy rápido a mi parecer, pero yo también me he masturbado para bajar el estrés, ahí la mire recoger lo que había en la cama. Un dildo rosa grande como de 30 cm y grueso, parecía eléctrico y si que lo era lo encendió y la cabeza del dildo empezó a girar, lo apagó y lo empezó a lubricar con su boca como si hiciera una felación, lo cual me excito el dominio que tenía sobre el aparato, unos segundos después ya que estaba lubricado empezó a frotar en su clítoris rodeando by presionando continuamente.

Mi erección subió y ya me frotaba el pene con mi mano libre, la vi recostarse frente al espejo y abrir las piernas, miraba su reflejo y la vi penetrase con el consolador, me dio la impresión que era muy grande, pero lo metió sin problemas lo dejo dentro y  lo encendió, empezó con espasmos de placer, entraba y salía de su vagina yo sudaba de la emoción como si yo la penetrara, la vi apretar su cuerpo con la cama y abrir la boca expulsando gemidos de placer, mi mano tomo ritmo y mi verga ardía de lo caliente que estaba. Metió el consolador hasta dentro, lo soltó ahí estiró su mano y agarró lo que parecía un labial, pero era otro vibrador el cual enfoco en su clítoris. Empezó a maniobrar ambos juguetes a su placer mientras se retorcía, apretaba los labios conteniendo sus gemidos hasta que por fin saco el consolador y lo soltó a lado y el vibrador lo tiro del otro, su mano atacó su clítoris con brusquedad y con la otra apretaba sus pezones, abrió más las piernas y un chorro salió de su vagina.

No pude más, no lo contuve y también me vine en ese momento disparando semen contra la pared, me recargue en el muro recuperando la respiración, ella también estaba agitada sobre su cama. Unos segundos después la vi limpiarse y apagó la luz. Ya no pude observarla. Me quedé recapacitando lo que acababa de ver y después de un rato me fui a la cama sin dejar de revivir lo que acababa de presenciar.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.