Un "amigo"

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4876 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Lesbianvideos.co - Sólo relaciones íntimas entre mujeres

Si sos una chica linda y simpática como soy yo, seguramente les habrá pasado tener un amigo muy cercano que se las quiere garchar. Este es el caso con "Iván" como lo llamaremos en este relato

Iván es un chico de 23 años, yo tengo 20. Nos conocimos por otros amigos y nos llevamos muy bien, demasiado bien. Todo esto que voy a contar pasó un sábado por la noche

Habíamos llegado a mi casa después de salir y como habíamos echo previa en mi casa se ofreció a ayudarme a limpiar después y como no estaba viviendo en ningún lado le dije que se podía quedar a dormir en mi sillón que yo no tenía problema. Yo estaba muy nerviosa porque quería que pase, pero hace muchísimo tiempo no estaba con nadie, no estaba depilada, ni siquiera tenía preservativos a mano y tampoco me cuidaba con algún anticonceptivo.

Me puse a ver porno ya acostada y a responder mensajes en mi cuenta de xvideos, el ya acostado en el sillón me dije a mi misma "si no hago ruido entonces él no me va a escuchar" pero yo quería que me escuche, quería que me vea masturbándome y que me coja mucho

Mi malévolo plan me fue a la perfección, mirando videos gangbangs interraciales solté un par de gemidos y suspiros fuertes bien zorra y él se acercó a mi puerta a escuchar y tal vez a mirar, pero yo estaba tan metida en mi actuación de hacer caras pornográficas y gemir sensualmente que no lo vi

Siento su mano grande y varonil por sobre mi mano que me tocaba por arriba de las mantas, con su otra mano me toma del mentón y me besa mientras se acomoda encima mío en mi cama, nos besamos ardientemente con lengua, sentía como me mojaba de las ganas que tenía que me meta la pija pero también sentía por encima de su jean como el se ponía duro y eso me volvía loca. Lo quería ya. Le saque la remera para ver su torso pálido tatuado con bastante pelo en el pecho, clavículas bien marcadas y ese perfume de hombre que me encanta.

Seguía siendo de madrugada y todavía estaba oscuro, desabotone su jean y bajé su cierre, lo ayude a tirar el jean lejos y bajé su boxer para poder ver la silueta de su verga rebotar cuando paso el boxer 

Mi amigo es bien dotado, tiene marcada la V que tanto nos gusta, una verga gorda y bastante larga que goteaba de tanto que lo hice esperar.

Hace muchísimo tiempo que no estaba con nadie y esta era una verga bastante grande a comparación de la última con la que había estado, mi única preocupación era estar bien mojada y que me tenga paciencia para que me entre (porque de tanto que había pasado desde que cojí por última vez ya me había echo virgen casi)

Él era un hijo de puta, yo lo había hecho esperar y él estaba haciendo lo mismo conmigo, sentía como la frotaba con su verga, su verga estaba toda húmeda de tanto frotarla contra mi vagina. Y mi vagina pedía que por favor me la metan

Estuvimos así un buen rato hasta que siento que se agarra la base del pene y me mete la cabeza, DIOS nunca había experimentado tanto placer, mis ojos desorbitaron y solté un gemido digno de actriz porno. Él sabía que me encantaba pero no me la iba a dar fácil, me metía la punta y me la sacaba completamente y así repetía hasta que con mis piernas lo abracé y lo hice metérmela completa, escuche su gemido ronco, nunca había estado con una verga así de grande y me encantaba

Él se movía lento y eso me volvía loca, mis ojos lagrimeaban del placer, me hacía desearlo más, mientras él se movía yo me masturbaba el clítoris. Podía escuchar como gemía con su voz grave, le encantaba como me apretaba por dentro mientras me masturbaba, de la excitación que tenía sentía que iba a acabar rapidísimo

Pero él no me dejo, me dijo "date vuelta" y con mucho pudor me puse en cuatro para el arqueando la espalda y dejando expuesto mi culo y mis piernas gordas; "que buen ojete que tenes" dijo agarrándomelo con las dos manos y metiéndomela lentamente. En cuatro se sentía mucho mejor, si antes tenía miedo de que me escuchen los vecinos ahora si que me iban a escuchar.

Mientras el me la metía lento le pedía que por favor me la de más rápido que quería su verga muy adentro y muy fuerte. Se le notaba en su cara que disfrutaba tenerme en cuatro suplicando por más

Yo estaba por acabar y el recién estaba comenzando a dármela más fuerte. Cuando acabé comencé a sentir todo mucho más sensible de lo que ya estaba y el me da daba fuerte y profundo mientras que escuchaba como gemía mi nombre 

Agarraba mi culo con sus dos manos y se ayudaba para dármela más profundo, sentía como golpeaba con la entrada de mi útero, me volvía loca 

"No puedo más, voy a acabar" me dice entre gemidos, me acordé que no me estaba cuidando, irresponsable y calentona para colmo.

"No me acabes adentro por favor" dije casi gritando por lo fuerte de las embestidas y el placer que sentía, empecé a mover mi culo para moverla más rápido "como te moves, me vas a matar" me dice "no puedo más" seguido de eso siento el calor del semen en mi espalda y parte de mi culo 

"Al menos no acabe adentro" dice entrecortado, se acuesta al lado mío. Los dos con respiraciones agitadas

A la mañana acordamos que quede todo en carpa (para nosotros) y de vez en cuando lo repetimos. 

Todavía le digo mejor amigo y nos llevamos muy bien, se podría decir que somos amigos con derechos, pero solo nosotros dos lo sabemos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.