Para sumar dos se necesitan dos unos.

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
267 visitas

Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

"Para sumar dos, se necesitan dos unos".

 

¿Y de quien es la culpa?, pregunto el oficial .

¿Es tuya a caso?, o tal vez ¿tuya?.

El chico miro sus manos ensangrentadas, miro al oficial a lo ojos, y le señaló la ventana.

El oficial observó la ventana y sólo se veía la oscura noche desvanecerse.

!Estas loco¡, llevenselo.

Escuchaba fuertemente las sirenas mientras era subido a la patrulla.

¿Quién la mató a ella?, será un caso difícil decía el agente más joven interno, a pesar de que la escena lo señala a él, aquí hay otras huellas sin identificar.

El chico seguía en la patrulla, mientras un oficial lo miraba desde la ventana con cara de asco al ver sus manos ensangrentadas. 

El chico miró sus manos, apretó su pecho para intentar calmar la herida. 

Los oficiales lo habían pasado por alto por lo sangriento de la escena, alguien lo había atacado también a él. 

Nadie lo noto, nadie lo vio. 

Seguían los agentes revisando la escena del crimen, mientras el supuesto homicida moría en aquella patrulla. 

No era un plan de uno, era un plan de dos dijo uno de los agentes con más experiencia.

Debemos tener cuidado podrían querer eliminar testigos,cuiden también al chico que encontraron aquí. 

Pero agente, es claro que el lo hizo.. Debería ver sus manos ensangrentadas decía el oficial mientras refunfuñaba. 

Es posible, pero en esta situación no estaba el solamente. 

Sonreía el chico al escuchar a lo lejos esas palabras de ese agente que había dado con la idea correcta de lo ocurrido mientras su pecho seguía sangrando, su vida se desvanecía entre sus manos y la luz se apagaba de sus ojos.

 

Fin

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.