C3. La sorpresa del tren.

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5067 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

A la mañana siguiente en hora pico iba de camino al trabajo esperando encontrarme con la misma chica de ayer, quién me tenía una sorpresa.

-Ya voy a llegar, estás ahí?- Me mando un texto.
-Si, voy a las escaleras.
-Espérame y subimos juntos.
-De acuerdo, estoy al pie de la escalera.

Y ahí llego, si no es por lo llamativa que iba igual y no la reconocía, iba vestida con una peluca púrpura, una mini falda que sin esfuerzo mostraba sus nalgas, una camisa blanca sin sostén casi transparente, tacones altos y medias de red.

-Te gusta la sorpresa del día de hoy?
-Wow!! Sin duda me sorprendiste.
-Vas a tener que cuidarme porque hay algunos encimosos.
-Venga yo te cuido.

Efectivamente empezaron los chiflidos de varios hombres que sin duda la morboseaban, le aventaban palabras obscenas cuando la veían pasar a su lado, pero ella seguía el camino sin cuidado. La tomé de la cintura y la seguí a las escaleras. Su hermoso trasero lo veía perfectamente al subir detrás de ella, traía una tanga morada que sin duda la rompería y me adueñaría de ella.

-Y no te dirán nada en el trabajo por ir así?
-Claro, esto es para ti en la bolsa traigo el uniforme.
-Menos mal.

Subimos al andén y nos fuimos al último vagón donde se tenía fama que la gente iba a tocarse y algo más, sobre todo en el ambiente gay, pero bueno hasta allá llegamos entre empujones y pisotones. Entramos al tren y quedamos en un rincón donde había un asiento sólo, sin asientos al rededor solo con un espacio donde la gente iba de pie y quedó totalmente perfecto pues todos nos daban la espalda lo que nos daba oportunidad de ir más cómodos.

Me senté y ella sobre mis piernas, nos empezamos a besar una vez más y sin preocuparme quien viera saque sus tetas de la camisa, las chupe, besé y apreté sin escrúpulos, una pareja gay a un lado se situaba dándose placer por lo que supuse qué a nadie le molestaría lo que hagamos. Se abrió de piernas y le arranque la tanga bajo la falda.

-Ahh!!!- Pujó, estaba muy excitada- Se agachó y sacó mi verga, la empezó a chuparla de una manera increíble, de arriba abajo y hasta dentro, sentí como entré en su garganta y ella escupió cuando la saco para lubricarla y volverla a meter hasta el fondo la tomé de la peluca y la empuje para que siguiera, una y otra vez la chupo hasta el fondo. Se detuvo y bajo mi pantalón hasta los tobillos, saco por completo sus tetas y entre ellas me masturbo, movía arriba y abajo con mi verga en medio de ellas y al llegar arriba la chupaba del glande.

-Que rico.
-Papi, fóllame.

No lo pensé busque mi mochila debajo de mi y saque un condón que por suerte llevaba por si acaso

-Me leíste la mente amor.- Lo abrió con prisa y me puso condón con la boca.-Cógeme papi!!.

Se montó sobre mí y se empezó a mover con fuerza, algunos hombres y parejas que se tocaban entre sí nos empezaron a mirar, pero no nos importó, nos quedaban unas estaciones antes de tener que bajar así que la agarre de la culo y la obligue a moverse más rápido y meterse mi verga al fondo.

-Que rica estás.
-Dame más!! ¡Si, dame tu verga! ¡¡Dámela ya!!
-Que rico, cómetela toda.

Le metí los dedos a la boca y ya bien lubricados le metí uno en el ano. Ella se retorció sobre mí y sentí como apretaba más mi verga en su vagina.

-Ahh!! Ahhh!! Ahhh!!
-Muévete más.
-Si! Así papí! Soy tu tuya! Tu tuya! Tu tuyaaa!!!
-Ohh si!! Ufff!! Siii!!

Empezó a escurrir sobre mí y no pude más me vine yo también. Se recargo sobre mi un momento y rápido recupero el aliento saco algo de papel higiénico, me quito el condón y lo enrollo con el papel me limpio con su lengua y me tendió papel para empezar a limpiarnos, nos quedaba una estación para estar listos, ella se olvidó de la gente y se cambió ahí mismo, acerco sus tetas de nuevo a mi para que las chupara antes de cubrirse. Tan acomodados como pudimos y bajamos del tren. Vestidos como si nada hubiera pasado nada. Desde la ventana algunos espectadores aún se asomaban para vernos y sin despedirnos cada quien retomó su camino.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.