Le di mi tanga y algo mas..... parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6364 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

En cuanto llegue a la plaza le mande un mensaje a mi amigo el inmediatamente respondió diciendo que ya estaba ahí que lo esperara fuera de cierta tienda, me dirigí hacia el lugar acordado y solo pasaron unos instantes cuando una camioneta color azul se estacionó frente a mí fue cuando por fin pude conocer al sujeto con el que había estado hablando, era atractivo para ser honesta, no pude evitar recordar la noche anterior en que me envió una foto de su verga completamente erecta, desde el primer momento que se la vi me impactó lo grande y gruesa que era; una sola foto de él me calentó al grado de desear tenerla dentro de mí.

En cuanto pude regrese a la realidad y me subí a su camioneta, no pude evitar que mi falda se subiera un poco situación que mi amigo aprovechó muy bien para mirarme las piernas por algunos segundos.

Ya arriba de su camioneta se dirigió hacia la entrada del estacionamiento subterráneo, escogió un buen lugar para estacionarse, en cuanto apago el motor me dio el dinero acordado por mi tanguita me sentía toda una puta en esa situación jiji, yo traviesamente me subí la falda completamente para que pudiera verme con la tanga que había comprado para él, ese gesto le encanto por que algo dentro de sus pantalones empezó a crecer, en cuanto vi su paquete puse mi mano sobre él y lo toque un poco por encima de la ropa -ese momento me recordó mucho a cuando perdí mi virginidad-.

Estuve tocando su enorme verga por algunos minutos, cuando de pronto empecé a sentir como sus manos se encontraban con mis piernas desnudas buscando subir hacia mi vagina, para ese momento ya no me importo su regla de que no me podía tocar, y abrí más las piernas, en medio de esa situación yo tocándole la verga y el tocándome las piernas y mi vagina lo jalé de la camisa para besar sus labios.

Después de un par de minutos que duró ese beso, me aleje de él para decirle que me quitara la tanga lentamente, el accedió, me sorprendió mucho cuando me las dejo la tanga en mis rodillas para que su mano pudiera tocar mi vagina fue muy excitante, le pedí que me metiera sus dedos dentro de mi vagina, él obedeció incluso tocaba mi clítoris, sentía que iba a terminar, fue delicioso.

De pronto dejo de meterme sus dedos y siguió quitando me la tanga, fue muy erótico ver cómo se llevaba a su nariz esa tanga que había usado.

Desafortunadamente él tenía que regresar al trabajo por lo que nuestro encuentro no pudo durar más, pero prometimos que nos volveríamos a ver en una nueva ocasión donde el pudiera estar sin prisas.

Gracias por haber llegado hasta aquí, espero te haya gustado mi confesión jiji.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.