Las inyecciones del doctor parte 1

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
14350 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Hola queridos lectores, sé que ya los he tenido muy descuidados, pero hoy subiré 2 relatos un poco breves. Sucedieron hace unos meses cuando un lector se comunicó conmigo por medio del correo electrónico y posteriormente comenzamos a hablar por watts app, en una de esas charlas me reto a hacer algunas travesuras, ya que había estado enferma de la gripe y estaba en tratamiento médico con unas inyecciones… y pues el resultado de ese reto fueron estos relatos.

Les pondré el relato tal cual se lo mande a él, espero les guste y un saludo muy especial a Mario por permitirme publicar estos relatos para que todos puedan disfrutarlos.

El relato se lo mande por watts exactamente así:

“Te cuento jejeje

Ayer me puse mi falda negra, es amplia con un cachetero moradito 

Llegué al consultorio, mi mamá me acompaño, pero le dije que me esperara a fuera, para poder entrar sola, cuando entre al consultorio me acerque bastante al doctor para saludarlo y le puse mis tetas en su brazo para que sintiera que quería algo con él, ya después me dijo que a que venía y le expliqué que por la otra inyección y en juego le dije pero no me vayas a lastimar mucho cuando me piques el solo se puso rojito jeje.

Me pidió que pasará a la camilla, mientras yo caminaba para esa sección del consultorio el buscaba algodón y alcohol por lo que tuve que esperar un poco mientras el preparaba todo para la inyección, cuando vi que iba entrando me emocioné, y actuando sensual me empine apoyando mis brazos en la cama de exploración que tiene en su consultorio, (no se en tu país pero aquí esas camas son altas) entonces pues mi culito fue lo primero que vio cuando entro a ese cuartito, yo creo que se veía sensual por que empinada; la falda se levanta lo suficiente como para que se vea el inicio de mi culito Virgen , como vi que no me decía nada le dije : "cuando quieras estoy lista para que me piques", mientras volteaba a verlo con una mirada coqueta .

Me pidió que me subiera la falda, pero le dije que me ayudara porque ya tenía los brazos dormidos por haber estado recargada en ellos, - jejeje eso fue mentira, pero fue para que se excitara más-.

 El me levanto la falda y se quedó unos segundos mirando mi culito, volteé a verlo abajo de su cintura y vi como ya había un bulto considerablemente grande en sus pantalones, no pude evitar mojarme al imaginar el sabor de su verga,

Después de que me subió la falda me preguntó que si me bajaba el calzón o si solo lo subía un poco, yo con voz inocente le dije que me lo bajaras para que pudiera picarme bien, por lo que dejo la jeringa y sus utensilios junto a mí y con sus 2 manos me bajo el cachetero fue tan rico sentir sus manos tocando mi culo, hace mucho que no sentía las manos de un hombre tocando mi piel directamente en mi culito, me los bajo tanto que mi calzón llegó hasta mis rodillas. Me dio un poco de pena porque sentí que estaba muy húmeda, no sé si él se habrá dado cuenta de lo mojada que me puso al tenerlo cerca.

Volvió a tomar sus utensilios para inyectarme y puso su mano izquierda sobre mi glúteo derecho para según tener mayor apoyo jeje pero cuando metió la aguja me apretó el culito eso me ayudó a no sentir tanto dolor, ya que lo mantuvo un ratito apretándolo, cuando lo soltó me dio una pequeña nalgada, yo solo solté un pequeño gemido, ese doctor habría logrado excitarme en pocos minutos al grado de que quería sentir su verga dentro de mí... ya sea en mi boca o en mi vagina

Ya después él me dijo que si me ayudaba a subirme la ropa interior a lo que le dije que sí, entonces como tenía el calzón abajo, él se cinco para subirlo, sabría que no desaprovecharía la oportunidad para verme ni rajita por eso abrí mis piernas para que lo pudiera subir y verme un poco más , al llegar a mi culito se detuvo un poco por qué no subía el calzón jejeje entonces me empine aún más para que le costará más trabajo y estuviera más cerca de mí, él lo entendió y aprovecho para darme un arrimón mientras me lo subía bien y me acomodaba la falda, teniéndolo cerca me di cuenta que si tiene un buen pen, por poco y me giraba para tener al doctor de fuente y bajar a buscar esa verga que había sentido pegada en mi culito y darle un cálido y húmedo saludo con mi boquita, pero logre guardar la compostura y eso no paso jejeje

Para agradecerle sus atenciones le di un beso muy cerca de sus labios con la promesa de que nos veríamos después para la siguiente inyección, todo esto mientras él me agarraba de la cintura, sé que le gustó mucho, ya que pude notar como se tapaba su erección con su bata jiji, me encanta que los hombres estén excitados por mi

Después de eso salí del consultorio y me fui a mi casita, pasado mañana iré por la otra inyección ya te estaré contando que pasa.”


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.