Las inyecciones del doctor parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7515 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Lesbianvideos.co - Sólo relaciones íntimas entre mujeres

Les comparto lo que sucedió después:

“el día que fui al consultorio a ponerme la última inyección, me puse la ropa que viste en el último video que te envié.  Después de lo que había pasado días antes con el doctor pues me sentí más desinhibida por lo que al saludarlo le tome su mano y la lleve cerca de mi pecho diciéndole "hoy no me vayas a dar nalgas" mientras yo sonreía y ponía cara de niña inocente aunque lo que buscaba era su verga.

Nuevamente repetí la misma rutina y me puse empinada en su cama del consultorio, cuando llego moví mis nalguitas un poco haciéndolas saltar, preparo la jeringa  tan solo a unos pasos de mí, pero ahora yo tome el control de la situación y muy sensualmente me baje el short quedando solo con mi ropa interior, mientras me lo quitaba hice como que me caía para recargarme en el doctor, el solo me agarro de la cintura cuando sintió mi culo sobre su pene, trato de ayudarme a parar y quedé delante de él sus manos estaban sobre mi cintura con sus ante brazos podía tocar mis senos sin ningún problema.

Yo le dije que estaba lista para la inyección y así delante de él me agache para bajarme mi cachetero, me agache completamente por lo que mi cara quedó enfrente de su verga, me levanté agarrándolo de la cintura y me recargue sobre la cama, esa inyección fue la más dolorosa desde que me metió la aguja sentí dolor y cuando empezó a salir el líquido aún más.

Del dolor me quedé recargada un buen rato en la cama, el doctor ya con más confianza se acercó para preguntarme si estaba bien mientras ponía una de sus manos sobre mi culito que estaba desnudó, yo le dije que me dolía un poco que si me ayudaba a que se me pasará el dolor y le di un pequeño beso en los labios, eso lo desató completamente, se acercó a la puerta y le puso seguro, mientras venía caminando hacia mí se iba desabrochando el cinturón y el pantalón.

Por fin vería su verga me sentía muy caliente, adoptó un rol dominante y me dijo que me quedara así como estaba empinada, yo pensé que me metería la verga en la vagina por eso quería mamársela un poco antes para lubricarla, pero no fue así empezó a metérmela en el culo, era una sensación rara, usaba mi culo para masturbarse así como si estuviera haciendo una rusa; solo masturbando su verga sin llegar a la penetración, empezó a masturbarse con mi culito y  yo para ayudarlo comencé a mover mis caderas, mientras se masturba me tocaba las tetas y metía los dedos a mi boca, yo chupaba sus dedos como si fuera su verga fue tan rico

Fue una sensación nueva nunca me habían hecho eso lo disfruté mucho, sentir como su verga entraba y salía de mi culo que estaba lubricado por su liquido pre seminal fue delicioso, siguió moviéndose hasta que terminó en mi culito, realmente extrañaba sentir el semen caliente en mi cuerpo, me quedé con ganas de más pero el después de acabar en mi culo, se agachó para subirme mi cachetero pero mi sorpresa fue sentir como tomaba semen con uno de sus dedos y lo metía en mi culito aún se sentía caliente todo fue nuevo esa tarde para mí, después de haberme metido su semen en el culo con su dedo me subió el cachetero y el short y me dijo que había sido una buena puta que le gustaría verme después por que no podía tardarse mucho en el consultorio, intercambiamos números para que después viéramos si  accedía a que me tratara como la puta que soy.”


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.