Capitulo 2: Desaparición en Oxford

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
390 visitas

Marcar como relato favorito

Como era de esperar, nadie le creyó o al menos no le tomaron en serio. Todos en la comisaría esperaban que el profesor Buller fuera un hombre solitario, de arraigadas costumbres y dedicado a sus estudios como buen profesor de la universidad de Oxford pero poco conocían acerca de el a pesar de haber trabajado codo con codo durante años. La sorpresa no fue únicamente que tuviera una hija hasta el momento desconocida sino que misteriosamente hubiera desaparecido, como borrado del mapa, sin dejar ni siquiera una nota al cabo de solamente unos meses de su último caso. Había pasado toda la mañana y parte de la tarde preguntando en la universidad acerca del profesor, luego había ido al club de Lectores Anónimos que él frecuentaba, una sociedad de peculiares características que admitía a miembros aún más peculiares, entre ellos el profesor Buller. Ninguno de estos sitios le proporcionó información necesaria sobre el paredero del anciano, siendo un misterio para todos aquellos a los que preguntó. La última vez que le vieron fue hace exactamente dos semanas, cuando con bastantes prisas el profesor se pasó por su despacho de la universidad para recoger unos papeles que necesitaba. El conserje le preguntó sí se encontraba bien debido a su alterada y nerviosa actitud, muy poco propia de él, a lo que respondió que debía entregar aquellos papeles antes de que fuera tarde. Escuchó su viejo Volkswagen alejarse en la penumbra de la noche para no regresar.

Eran las seis de la tarde. Observaba recostado en la butaca los ficheros amontonados en su escritorio de la oficina; montones de casos sin resolver que requerían la ayuda indispensable del profesor Buller, el cual sabía perfectamente que había desaparecido por una larga temporada. Tras unos minutos con la mirada perdida, absorto en sus pensamientos cogió uno de los ficheros y lo abrió: "Testificante/s: John W. Franklin y Mary Margaret Franklin.

Resumen de los hechos:

7 am. John Franklin sale de su casa y va al trabajo, situado en la calle Punch no. 53.

8.15 a.m. Mary Margaret Franklin sale de la casa hacia el mercado. Regresa dos horas más tarde. No vuelve a salir.

6.25 p.m John Franklin llega a su casa y escucha gritar a su mujer. Encuentra una mano humana perteneciente a un hombre en el frigorífico. Llama a la policía. Los agentes de policía llegan 10 minutos más tarde. Análisis forense.

Fin de los hechos"

Dejo el fichero en la mesa. Aquel caso era de los más extraño y la investigación continuaba aún después de una semana. No sabía ni por donde empezar pero a falta de ningún otro motivo para permanecer sentado sin hacer nada, cogió su cazadora y se dispuso a salir de la oficina. Su sorpresa fue mayor cuando vio la cara de Denys Buller justo al salir de la oficina. Pensó en ignorarla y seguir su camino pero cambio de opinión cuando se le ocurrió que podría haber encontrado a su padre, lo que sería de gran ayuda en aquel momento. Parecía mucho más sería de lo que recordaba, sin embargo aquella chispa de inteligencia en su mirada seguía latente bajo sus gafas. Entonces, se dio cuenta. Si en la tarjeta que le dejo no ponía la dirección de su oficina, ¿cómo narices le había encontrado?

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed