El granito de arena, que creía ser alguien?

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
177 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros de ficción - Consulta las novelas y libros de ficción más populares de Amazon

Creemos muchas cosas y en muchas cosas estamos equivocados.

Al igual que aquél  granito de arena, que creía ser alguien por hacer parte de un inmenso universo.

Se sentía importante e imprescindible, por guardar narcisismo en sus sueños.

Un granito de arena Infeliz, que se sentía incomprendido. No lograba entender como los demás, no se daban cuenta de su exótica  belleza y complexidad.

Por las noches ya no saludaba  a la Luna, y por las mañanas tampoco saludaba al Sol.

¡No existía buenos días!

Aprovechaba las fuertes corrientes de la mar, para alejarse de la orillas, y en  vano era su esfuerzo, pues las olas siempre lo regresaba junto a las demás arenas del mar.

El granito de arena  pensaba angustiado, que toda la naturaleza  estaba en contra del,  pues; Junto a las demás arenas en la orilla del mar, solo servía para ser hollado por ciegos de la vida, incapaces de percibir su tristeza y cansancio al ser pisoteado.  

Soñaba ser como partículas de flúor, para evaporarse  entre  aguas de la mar, y así volar entre las nubes  de color algodón carmesí abrazando al bravo sol.

Envidiaba las aves por tener alas, al arcoíris por los hermosos colores, y a los hombres por su capacidad de llorar aliviando así sus penas.

Soñaba tan alto, que al mirar hacia abajo, lo que más deseaba, era desaparecer.

Llegó agosto, y el Sol, viendo tanta tristeza en un solo granito de arena se compadeció del, y desde arriba, en reunión con Luna y Estrellas encontró una manera de ayudarlo. Lo llamo por su nombre y le dijo:

Silicio, la que está a tu lado, se llama caliza, y ella tambien se siente sola e incomprendida.

Silicio y Caliza se hicieran tan amigos,  que en una mañana singular, el Sol observándoles emocionado desde arriba, desprendió de sí  un calor tan majestuoso, que logro fundirlos en una misma materia especial, tan especial que a través  de ella, todo se  podría verse en total transparencia y en  todos sus detalles.

El sol les ha llamado vidrio...El que puede traspasar la imagen de cualquier ser, en honestidad. Sellándoles la unión, con un decreto  de  maldición;

Quien intentara romper el vidrio, se harían daño en sangre expuesto o tendrían siete años de maldición.

A final, el granito de arena que se creía ser alguien, no era alguien, y si era algo en quien alguien se  podría reflejar.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.