Su primer squirt

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7941 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Como en el anterior relato, voy a seguir contando mis experiencias con mi novia. En esta ocasión les vengo a contar, el día que tuvo su squirt, fue fabuloso.

Era un día común y corriente, fui a hacerle la visita, nos sentamos afuera de su casa, charlamos un buen rato, nos empezamos a besar, fue de esos besos apasionados, ricos, que te mojan al instante, cuando menos pensamos estábamos más calientes que nunca, le tocaba sus pechos por encima de la ropa, ella muy lentamente fue llevando su mano a mi pene, ya estaba templado y duro, no aguantamos mucho y la invite a un lugar más solo, ella accedió, pues ya estaba muy caliente, entonces nos montamos en la moto mía y nos fuimos, buscamos un lugar solo porque no pudimos irnos para un motel, al llegar no aguante las ganas y empecé a besarla desesperadamente, y baje mi mano hasta su vagina y esta super mojada lo más rico del mundo, me metí los dedos a la boca para saborear sus jugos, volví a bajar mi mano y le metí mis dedos y pujo "ahh", eso me hizo prender más, entonces decidí esa noche hacerla venir, le dije que se bajara sus short y que se subiera en la moto de forma que pudiera hacerle un oral, y así fue, recorrí todo su cuerpo hasta llegar a su clítoris, y le pase mi lengua por toda su conchita, me encanta hacerlo cuando esta tan mojada, esa noche decidí hacerla explotar de placer, empecé a hacerle un oral magnifico, mientras le metía mis dos dedos en su vagina, ella pujaba y pujaba de placer, no se escuchaba nada más que sus gemidos y el sonido de los grillos cantar, ella llego hasta su punto máximo, hasta que se vino, retorció su cuerpo, como siempre lo hace cada vez que tiene un orgasmo, pero esta vez no pare, solo deje de hacerle con mi lengua, pero seguí metiéndole mis dedos, ella me pedía más y más, y mis dedos comenzaron a salir y entrar más rápido, porque quería conseguir algo más, hasta que llego ese momento tan glorioso, estallo de placer y por su vagina expulsaba un líquido y gemía y gemía, sus jugos bajaron por toda mi mano, me pidió que parara porque ya le temblaban las piernas, se recostó encima de mí y me dio las gracias, ese día me di cuenta de lo que era un "squirt".... fue delicioso verla así, luego cogimos como locos, pero ya estaba rendida, solo quería irse a descansar.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.