Por Quién Votar

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
130 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

La democracia como sistema político tiene demasiados defectos, dicen que decía Winston Churchill, pero todos los otros sistemas son peores. Algo tan simple, ¿Qué cosa hay más simple que poner una cruz encima de un emblema o el nombre de una persona?,  pero a la vez tan complicado, para decidirte a quien darle tu voto. Para bien o para mal ese partido y esa persona será tu representante durante tres años, ante los demás poderes del estado, ese individuo va a defenderte los 365 días del año contra los abusos que pudieras recibir de las autoridades, es un papel muy importante el que debe de llevar a cabo tu elegido, no dejarse llevar por órdenes de los gobernantes que solo buscan tener la autorización de los congresos para manejar las cosas a su entera conveniencia, o para proponer leyes que solo beneficien a un grupo de interés cualquiera, pues para cada asunto puede variar.

En los congresos existen estilos para hacer y decir las cosas, a mi parecer el estilo particular de los representantes locales no se ha distinguido últimamente, se concretan los diputados a seguir  tendencias, no proponen cosas que ayuden a mejorar el entorno de sus votantes, tienen pocas iniciativas y nulo debate,  incluso peor aún, pues se pueden reelegir por 2 periodos consecutivos, lo que de perdida los debería hacer sentirse obligados de ganarse la reelección con trabajo, pero ni eso.

No digo que todo deba cambiar pero sí que tenemos muchas áreas de oportunidad que, con la astucia de los diputados pudiera hacerse para que mejoren muchos aspectos de la vida diaria. El poder ejecutivo quiere tener el congreso a su favor para que se le faciliten las cosas en su mandato, eso no quiere decir que deben obedecerlo ciegamente, sino ¿para que existe el congreso si no es un contrapeso para hacer las cosas bien?

Cada partido tiene que proponer a sus candidatos, según la ley electoral, 50% mujeres y 50% hombres, estoy de acuerdo pero que sean personas que tengan conocimientos de cómo se manejan las cosas en el ámbito público, si van a llegar sin saber ni qué hacer ni cómo hacer las cosas, es una pérdida de tiempo muy valiosa para los ciudadanos, eso de que vayan aprendiendo sobre la marcha, si es que aprenden, porque nadie te lo garantiza.

Las personas que tienen aspiraciones de ser diputados, el congreso debería de ofrecer cursos previos a la elección para que sepan cómo es su funcionamiento y a que se van a enfrentar si son elegidos, un curso en donde se desengañen de las creencias que solo es ir a sentarse y levantar la mano, un curso en donde se le pongan exámenes de mínimos conocimientos de las leyes y de todos los temas que se ven a lo largo de la función como diputado. Exponer los resultados públicamente para que los que vamos a votar sepamos las capacidades intelectuales de cada candidato.

Si un candidato va al congreso a tomar el curso, sale con calificaciones satisfactorias, se cotizara mejor ante los votantes, lo demás será sus propuestas y su carisma para desenvolverse a lo largo de sus campañas. No es posible que en la anterior votación, una persona que era cantinero de la zona de tolerancia fue electo como diputado local, solo porque las personas votaron por el partido que lo propuso, fue un error garrafal, con esto no quiero decir que desprecio los trabajos honrados, sino que esta persona no está capacitada para ejercer un puesto de este tipo.

En el curso que les propongo, se deberían de considerar varios aspectos importantes para la buena actuación de los diputados, uno de los principales: como están integradas las leyes y que efecto causarán sus decisiones en el ámbito público,  que papeles pasaran por sus manos para que los analicen y puedan negarse o autorizarlos.

No es posible que a la hora de ser elegidos digan “no es lo que yo pensaba” y solo pasar navegando el periodo que le toco ser diputado. También ver si no se duermen al momento de estar escuchando a las demás personas como les ha pasado a muchos que ya son diputados, si tiene ese problema detectarlo y evitar que dañe con su sueño las funciones del congreso.

Venir a la capital para experimentar en carne propia lo que conlleva estar viajando semana a semana alejados de su familia y saber si son emocionalmente estables para llevarlo a cabo. ¿Para que va querer ser diputado una persona que le tenga miedo a viajar o a dejar organizada su casa con otras personas?, esta nueva tarea debe evaluar las implicaciones que tiene que cumplir. Cada persona que tiene el interés de ser diputado debe cumplir al 100% con su curso para ser inscrito en la boleta de candidato. Así como es en las universidades para entrar a estudiar, ellos también deben de cumplir con conocimientos mínimos necesarios.

Sé que puedes causar muchos problemas al interior de los partidos esta propuesta, porque a las personas que los invite a tomar el curso se sentirán con derechos para ya ser candidatos, eso me queda muy claro, que sería difícil decirle a alguien que venga a tomar un curso y deje de hacer sus cosas por una semana o dos, que pase el examen y al final le digas que no va a ser candidato por cualquier circunstancia, puede haber problema, pero el que tenga interés de ser, debe de sacrificar un poco de sus actividades sin que el partido este comprometido a postularlo.

Las elecciones de diputados son las menos votadas por varias razones, una porque no pueden prometer darles trabajo a muchas personas, como cuando vas por una alcaldía o una gubernatura, ellos solo contratarían a 2 o 3 personas como asesores, esto reduce mucho el interés de los grupos políticos. Los diputados están muy bien pagados actualmente y además reciben apoyos para sus asesores.

El poder legislativo del estado de Coahuila, según un estudio realizado por el Instituto mexicano para la Competitividad (IMCO), el presupuesto se duplico en los últimos seis años, al pasar de 101 millones 133 mil pesos en el año 2012 a 199 millones 806 mil pesos en el año 2018. Cada diputado le cuesta a los coahuilenses un total de 7 millones 933 mil pesos, al ser 25 congresistas,  a mi parecer es una buena cantidad que se debería aprovechar más eficientemente.

Los partidos quizás se opongan a esta medida porque muchos no tienen  sus cuadros que los representen, solo cumplen con los requisitos mínimos para ser candidato y no tienen ni idea a lo que se están metiendo. Solamente que el presupuesto del año no lo quieran aumentar por este curso, que lo hagan con los mismos recursos.

Y sí, la democracia tiene todos los defectos que decía Churchill, pero hay que echarle ganas para que se vayan haciendo menos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.