Ada se pone celosa

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5313 visitas

Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Este verano conocí a Ada, la amiga de la novia de mi amigo. Es pequeña y tiene un cuerpazo lo que pasa que va de un rollo que no termino de entender. Fuimos a un campamento con ella y algunos amigos. Pues estuvo literalmente encendiendo al personal todo el tiempo. Los tíos bailaban a su son y ella era la reina del mambo. Debo decir que yo era en parte uno de esos tíos, pero nunca estuve bailando a su son.

Empecé a fijarme en ella desde el primer momento, era ligeramente excéntrica pero muy atractiva y realmente tenía algo que me llamaba la atención. Pero para mí era bastante inalcanzable hasta que vi que empezó a "calentarme" un día, sentándose en mis rodillas y haciendo cosas un poco fuera de lugar. Cuando yo vi el panorama tracé un plan para intentar llegar más allá.

Estando en mi casa mientras veíamos una película con mis amigos. Ella vino y se sentó en el brazo del sofá justo al lado mío. Al ver eso dije, verás... La puse sin ninguna sutileza la mano en la pierna... se quedó como una estaca clavada. Se ve que una cosa es "calentar" y otra que si calientas y te meten mano ya no interesa.

Pues nada, como vi que se quedó traspuesta decidí dejarlo estar y empecé a buscar pareja en otra parte. Uno de los días quedamos todos y esta vez voy acompañado. Bien pues Ada tuvo el ataque de celos más grande que he visto en mi vida, atacó a mi nueva amiga sin compasión. Menos mal que íbamos a ver una película en el cine.

Nos sentamos en las butacas, mi amiga y yo. Veo que Ada se acerca y se sienta en la butaca del lado. Voy poniendo los abrigos encima de mi regazo y del brazo que daba a Ada para tener vía libre con mi amiga.

Empieza la película y mientras me rejunto a mi amiga, empiezo a notar que algo empieza a tocarme la pierna. Miro a la derecha donde está Ada y lo que sea que fuese, remite. Sinceramente pensaba que era el roce con el abrigo que se había movido o algo.

Empiezo de nuevo a notar algo, esta vez sí que tiene que ser Ada, me giro y la veo metiendo el brazo sutilmente entre los abrigos. Va subiendo hacia mi entrepierna... veo que mi amiga ni se inmuta, está totalmente absorta por la película.

Mi miembro empieza a aumentar de tamaño rápidamente, Ada mueve su mano a la cremallera del pantalón y noto como empieza a bajarla. Mi aparato ya no cabe en el pantalón y quiere salir como sea. Empieza a tocarme la punta con el dedo e intenta encontrar la goma del calzoncillo. Sin embargo, este modelo tiene aberturas laterales y ella las encuentra. Me la coge con la mano, literalmente no le abarcaba y la saca por la abertura lateral y asomando por el hueco de la cremallera. Todo esto ocurre mientras tengo el abrigo encima.

Me mira con ojos vidriosos y yo la miro mientras empieza a subir y bajar la mano. Empiezo a notar vibraciones por todo el cuerpo. Al final me doy cuenta de que así no vamos a conseguir nada, la quito la mano y me guardo el miembro en su sitio con mas o menos acierto.

Todo sigue tal cual, y termina la película, nos dirigimos a la salida y me despido de mi amiga que quiere irse pronto a casa. Mis amigos también se van a casa y me quedo a solas con Ada.

-Pensaba que no te interesaba.
-No es eso, es que no se lo que quiero.
-Pues ya es hora de que empieces a saberlo.
-¿Me acompañas a casa?

Su casa queda lejos, nos vamos en el coche y cuando estamos llegando dice. -Para ahí.

Sin casi haberme dado tiempo a quitarme el cinturón de seguridad empieza a tocarme la entrepierna, mi miembro empieza a aumentar rápidamente de tamaño. Me vuelve a abrir la cremallera del pantalón, el aparato sale disparado hacia afuera y ella empieza directamente a lamer la punta con delicadeza. Al ver eso la empujo contra el para que se lo meta en la boca. Esta vez no la pienso pasar ni una.

La empujo tanto que casi se atraganta, se nota que ella está cachondísima y empieza a quitarse ropa. La camiseta se le queda atascada en la cabeza y la sujeto para que no pueda quitársela del todo, la quito sin delicadeza el sujetador y allí se plantan delante mío sus dos senos con los pezones duros. Se los chupo ligeramente y le dejo quitarse la camiseta.

Ella está ansiosa y se quita el pantalón, su coño chorrea y quiere montarse encima mío. Al ser pequeña se mueve sin problemas dentro del coche. Coge con su mano mi miembro y lo apunta hacia ella, baja su cuerpo para que la pueda penetrar y empieza a gritar. Sin darse cuenta está haciendo más presión de la que ella esperaba y el aparato que llevo tiene un grosor importante. Empieza a ponerse roja y veo que no termina de entrar... la empujo hacia abajo aun sabiendo que le iba a doler. Chilla desesperada pero no quiere que pare.

Llego al final y hago tope con la pared de su útero, ya no entra más. Ella sufre y disfruta a partes iguales. Sube y baja casi me duele cada vez que lo hace. Empiezo a notar como mis fluidos avanzan hacia la punta. En este punto se pone tan gruesa que ella es capaz de sentir las venas y cada hendidura de mi aparato.

Ella no quiere parar, ni siquiera hemos pensado en las consecuencias de esto y mis fluidos salen disparados por todo su coño. Voy notando chorro tras chorro como van saliendo, creo que ya he terminado y saco mi miembro cuando sale otro chorro manchándole la tripa. Aun noto otro más que llega a salpicarla la cara. Ella está que no sale de si, no se cree todo lo que está viendo, otro chorro más llega a entrarla con acierto en la boca. Estoy exhausto, ella se relame saboreando mis fluidos.

-Espero que vengas conmigo mañana. Mi madre quería hablar contigo.
Resultó que cuando estuvimos de campamento su madre me estuvo preguntando sobre mi trabajo y quiso que la diese algunas ideas para su negocio.
-No tengo nada que hacer mañana, me pasaré.

Se adecenta como buenamente puede, se baja del coche y se va a su casa.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.