EN BÚSQUEDA DEL ALMA

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
211 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Cuando nacemos es porque Dios nos regala un cuerpo para albergar el alma.

El alma es esa luz que tenemos en nuestro interior que nos ayuda a ser mejores personas.

El problema, es que Dios no usa un alma para cada persona. Sino que usa una sola alma que deposita en dos cuerpos distintos. Y ahí es donde empieza el dolor del ser humano.

Desde que nace, el ser humano tiene que procurar hacer crecer su alma, pero como esta está incompleta se siente vacío. Y ahí es cuando comienzan los errores.

El ser humano piensa que ese vacío lo llenará cuando tenga una pareja, pero no es así. Esta la completará le hará feliz pero el ser humano se seguirá sintiendo vacío. Así que el ser humano buscara para llenar ese vacío el éxito, y trabajara duro para ello. Pero por más éxito que tenga en la vida se seguirá sintiendo vacío. Entonces el ser humano buscará su espiritualidad, pero por más que busque a Dios se seguirá sintiendo vacío y así se pasará toda su vida.

Será feliz, tendrá una pareja perfecta éxito en su vida, puede que encuentre a Dios; pero siempre, en su interior, habrá algo que le hará seguir buscando algo más para sentirse completo.

Puede que el ser humano tenga suerte y se cruce con alguien que le haga sentir completo, seguramente con aquella persona con la que comparte su alma.

Pero esa sensación será momentánea, nada más. Y entonces el ser humano se volverá loco. Buscará esa mitad que le falta, pero no la encontrará y sufrirá.

Llegará un momento, que dentro de su dolor comprenderá que no existe ninguna mitad. Que el sentirse completo solo depende de él y pude que, cuando asuma esa realidad, comience a sentirse completo y en casa.

Las personas albergan solo un alma, la suya y esta es completa. Sentirse pleno depende del ser humano y nada más.

Dios creo el cuerpo para albergar el alma, pero un alma completa para alimentarla para amarla hasta el día que nos toque dejarla libre para que pueda ser disfrutada por Dios o por otro cuerpo.

No es bueno para el ser humano buscar una mitad que no existe, porque si lo hace solo sentirá dolor. El ser humano debe entender que su alma es única y nada más, solo así podrá sentirse completo hasta el día que la libere.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.