Avisos pre-Catarsis

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
276 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

He decidido llamarlo catarsis porque Ansiedad no me gusta y para mí de algún modo, son sinónimos o por lo menos (en mi caso así es) la ansiedad es la antecesora y a veces incluso desencadene de la Catarsis. Una vez explicada mi premisa y el título tan trambólico que he elegido para este relato, comienzo.

Reflexión inicial (boceto de pensamiento en una servilleta de un bar, fase 1):

Mmmmm... Llevo meses agobiada, me agobia mi ritmo de vida, me agobia no tener tiempo, me agobia no poder quedar con toda la gente que quiero ver, me agobio, me quejo, me quejo un poco más, entro en el drama, me quejo un rato más y me pongo un poquito triste, un poquito muy triste. De lo que percibo que el agobio genera cambios en mi estado de ánimo, de lo que el agobio modifica mi conducta y paso a hacer lo mismo que estaba haciendo pero agobiada y con Ansiedad.

A lo mejor... La Ansiedad es un precursor de algo, como si la ansiedad fuera un aviso de eh que nos quedamos sin glucosa en las células, ¿Mitocondrias nos movemos?

Fase II de la Reflexión:

Joder no tengo ni tiempo para pensar en esto que estoy elucubrando... Uy es verdad no tengo tiempo, vivo agobiada porque no tengo tiempo para hacer todo lo que me gustaría, mí falta de tiempo me controla... Soy esclava de mi tiempo.

Bueno... Más bien de mí falta del mismo, mí falta de tiempo me encadena.

Vivo agobiada por el tiempo, y eso me programa para la esclavitud.


Por el tiempo y, ya no solo por eso, por el qué, por el cuánto, por el cómo, por el para qué... Por el todo. Por el ¿Qué estoy haciendo con mi vida? 

En ese momento levanto la vista y nos miro, nos miro como grupo, como personas, como habitantes de España y no sólo habitantes también observo que gracias a mi "nivel de vida" (término horrible para describir cuánto dinero como si esto midiera lo que vivo o dejo de vivir) me permite este tipo de reflexión y el agobio previo a la reflexión.

Nos miro como grupo social, y no os veo distintas de mí y de repente lo veo claro. El Agobio es la esclavitud de mi Tiempo (entendiendo Tiempo por momento de la historia en el que me encuentro no unidad como unidad de medida).

Y yo lo he respirado, lo he mamado, me lo bebo en cada vaso de agua. 

Fase III, Reflexión final:

¿Yo quiero ser esclava de mi Tiempo?
Hoy no, no quiero ser una esclava de lo que dicta mi Tiempo.
No me apetece conformarme.

Pero el agobio a su vez me trae la catarsis, la percepción (me doy cuenta de que perfección y percepción solo las separa una letra) de no tener tiempo, el qué, el cómo, el para qué... generan el salto, son mis precursores del cambio, la ansiedad me preaviso, me prepara para la catarsis, son los que me pasan de la energía potencial a la cinética.
Por el momento para crear un arcoiris son necesarias la lluvia y el sol, así que gracias a ambos. Gracias ansiedad, gracias tiempo.

La dualidad, el Tao de la vida.

El vacío previo a la tormenta y el centro en calma del huracán, somos realidad vivientes de coexistencia a veces pacífica a veces violenta y otros con suerte cuántica y transformadora.

Bienvenidos y Bienvenidas sean todas las realidades.

Gracias

 

@cadadiamasfacil


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.