Me Salve De Milagro

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
297 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

En los  años noventa, a la ciudad que vivo, llegó un señor, y ya ve como son los pueblos donde la gente no tiene nada más que hacer, como no sea hacer pinole la reputación del prójimo, todo mundo decía que era narcotraficante, que estaba lavando dinero, era el dueño del Grupo Alas, para no meterme en problemas y proteger a los inocentes, el señor este tenía una constructora, vendía materiales para construcción a muy buen precio, construyó unos salones para fiestas muy elegantes, tenía avión privado, empezaba a hacer fraccionamientos, total tenia de todos los tipos de negocios.

Yo trabajaba en una arrendadora financiera en aquel entonces, el que era mi jefe había sido mi maestro en la universidad y por eso medio pude entrar a trabajar en esa empresa. Además de trabajar allí, hacia trabajos de proyecciones financieras para poder pagar los gastos de la casa, como luego que egresé de la universidad me casé, todo el mundo comete errores, entonces tenía que esforzarme mucho para completar el gasto.

El que era mi jefe me dijo que había un trabajo, hacer proyecciones financieras de varios millones para una empresa que se dedicaba a la pesca, le dije que no había problema, dominaba muy bien el técnica y podría hacer la corrida financiera del crédito. Me dio los pormenores del trabajo en una hoja de indicaciones, y me puse a trabajar en el proyecto, además me deslumbró porque la paga iba a ser muy buena, más o menos para actualizar las cifras me podría compran un carro económico nuevo con los honorarios que me iban a pagar, con tan solo una semana de trabajo.

Me puse a hacer el proyecto, en aquel entonces fumaba, me encerré en un cuarto de la casa con la computadora y empecé a hacer la corrida financiera y a fumar, considerando todo lo que venía en la hoja de las indicaciones, calculé un escenario optimista, uno normal y uno pesimista, pero en los tres me salía una cantidad muy alta en el flujo de efectivo, indicando que era muy rentable.

Al otro día, platicando con mi jefe, le dije cuáles eran los resultados que arrojaba la corrida financiera y me dijo que no había problema que ese trabajo tenía que ir a Guadalajara a presentárselo al banco para que le otorgaran el crédito para comprar los 12 barcos pesqueros. Que me tenía que presentar en el aeropuerto de la ciudad vecina a las 7 am en el hangar 121, que de preferencia me llevara un cambio de ropa y traje para la presentación.

Ese día le platiqué a mi papá que iba a ir a Guadalajara a presentar un proyecto, estaba muy emocionado porque era mi primera vez que iba a estar presentando un proyecto con personas de un banco, me sentía que iba a entrar a las grandes ligas. Me preguntó mi papá que quien era el empresario, y le dije que no sabía quién era, pero que me iba a pagar muy bien por medio de mi jefe que lo contactó. Me despedí y me recomendó que no me pusiera nervioso, que nadie había analizado tanto el proyecto como yo.

Al otro día me fui al aeropuerto, al hangar indicado, vestido de traje y corbata, estaba un piloto conocido, al rato llego un señor como de unos 50 años con una joven muy guapa como de 30 años, este hombre era el empresario dueño del proyecto y su asistente personal, me presenté pero él solo me oyó y no dijo nada, nos subimos al avión privado, de esos de doble motor.

Cuando íbamos en el trayecto a Guadalajara, quise sacarle plática, pero la asistente me hizo la señal que no me oía bien que mejor después la plática. Me acomodé y cerré los ojos como que estaba dormido. No me quería dormir, no fuera a roncar y que pena, ganas no me faltaban, había trabajado en la noche mucho para pulir la presentación.

Llegamos al aeropuerto de Guadalajara, había muchos soldados pero pensé que era normal esto, nos bajamos y llegaron 2 vagonetas, en una se fue el señor y su asistente, en la otra los pilotos y yo. Fuimos a un banco por el rumbo del centro, era un edificio de varios pisos, creo que en el tercero, nos esperaba una persona. Hicimos antesala y entramos a una sala de juntas con una mesa grande, había un señor vestido con un traje que parecía muy fino y tenía el pelo pintado color gris, lo acompañaban 3 personas, como que sus asesores.

Empecé la presentación y me fueron preguntando muchas cosas que si las había contemplado, pero a ellos también les parecía muy viable, me recomendaron que le disminuyera el plazo al crédito para que fuera más real. Para esto el señor que me contrató no hablaba, nada, solo su asistente. Les comenté que me tardaría de perdido 8 horas en corregir esa observación, ellos me dijeron que no había problema que el día siguiente se los llevara impreso.

Nos fuimos a un hotel muy lujoso y la asistente ordenó que me consiguieran una impresora láser, costara lo que costara y que yo podía pedir lo necesario para terminar el trabajo, me dejo abierta la cuenta en el restaurant y se fueron, que iban a ver otro proyecto cerca de allí en el Lago de Chapala.

Me aplique a terminar el trabajo y como a las 10 pm sonó el teléfono del cuarto, en donde me decía la asistente que ellos se tenían que regresar a Saltillo, que me quedara y que fuera a la recepción para que me diera dinero para el avión de regreso y para lo demás que se ofreciera, le dije que no había problema que yo iría a entregar el trabajo al banco y que en Saltillo nos veíamos.

Total al otro día, me fui al banco a entregar el trabajo y de ahí me fui al aeropuerto para regresarme, no tuve ningún problema, pero llegué a la casa muy tarde a pesar que había llegado a tiempo el avión de regreso. Cuando llegué a la casa mi esposa me estaba esperando muy angustiada, apenas abrí la puerta, me dijo ¿ya sabes lo que paso? No, no sé nada de que, la persona del grupo Alas la captura la PGR, porque estaba lavando dinero del narco, es la persona con la que tú te fuiste a Guadalajara, me decía mi esposa, antes no te involucraron también a ti con él.

Me senté y le dije, hubo muchas cosas que se me hicieron raras pero no quise preguntar porque el señor este era muy serio, de las cosas raras ¿Por qué el que era mi jefe, que tiene más experiencia no fue el a presentar el proyecto? ¿Por qué cuando le pregunté en el avión algo el señor se hizo que no me oía? ¿Por qué había tantos soldados en el aeropuerto cuando llegamos a Guadalajara? ¿no hay rico tonto, el no defendía el proyecto el solo oía, que quiere decir que no le importaba el proyecto, era solo para lavar dinero, diciendo que pescaban pero a la mera hora no pescarían y así lavaría el dinero? Diosito me ayudo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.