He soñado contigo....

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5751 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Sin duda hoy he soñado contigo, la excitación al levantarme por la mañana era manifiesta. Estábamos en una piscina climatizada, no era una piscina muy grande, hacía calor, tu ibas con un bañador negro que te quedaba extremadamente bien, el suelo era de madera, los cristales empañados, una toalla blanca doblada al borde de la piscina, humedad envolviendo el ambiente y yo te miro, mientras te diriges a salir de la piscina, desde una hamaca de color blanco; tu salías de la piscina, mientras te secabas con una toalla blanca me mirabas, recuerdo que me hablabas pero no sé ahora mismo que es lo que me decías, te acercas a mi lentamente, te agachas hacia mí para besarme en la boca, un beso húmedo y el contraste entre mi cuerpo caliente y el tuyo fresco por la piscina hace que me excite terriblemente entonces tu empiezas a recorrer mi cuerpo, lo haces con avidez, empiezas por mi boca y dejas recorrer tus manos por mis pectorales mi tripa...tu boca las sigue de cerca, yo sólo te miro, es como si no pudiera moverme, tiras de mi pantalón liberando mi erección por completo, me miras a los ojos...en ese momento doy la vuelta al juego, y soy yo el que queda encima de ti, con la misma intensidad te beso la boca lentamente y empiezo a descender por tu cuello, te quito el sujetador y empiezo a saborear tus pechos, poco a poco, desde el contorno hasta esos pezones tuyos color canela, los veo erizarse y eso me excita todavía más así que decido bajar por tu ombligo hasta tu cintura, retirar tu braguita mojada mirando el vello de tu sexo con avidez hasta que logro quitártela por tus pies y las dejo caer a un lado, acaricio tus pies, los beso, mientras voy abriendo tus piernas para disfrutar de la visión de tu sexo húmedo por fuera debido a la piscina y jugoso debido a tu excitación después por el interior de tus muslos me dirijo a esa irresistible fuente de calor, abro todavía más tus piernas, sé que es el momento así que beso tu sexo y ante el primer gemido de aprobación empiezo a deslizar mi lengua por tu húmedo sexo, primero de arriba abajo, después tomando tu clítoris en mi boca, primero lento, después con intensidad, a lo que tu cuerpo responde inflamando la zona, aumentando el calor....tu arqueas la espalda, tu cuerpo vibra...aumento la intensidad, necesito tus gemidos, me vuelven loco tus manos apretando mi cabeza contra tu sexo ardiente, como tu sexo como una fruta madura buscando tu orgasmo y no me detengo hasta sentir tus espasmos de placer, tu vibración encendida, tu gemido con aspiración a grito, tu placer en mi boca. Vuelvo a mirarte, mi sexo duro de excitación esta palpitante, y sólo busco penetrarte, llenarte con el, así que asciendo por tu cuerpo y noto con satisfacción como tu mano indica el camino a tu interior, con tu excitación no me cuesta entrar en ti, llenarte al empujar hasta el fondo de él, moviéndome con locura, sin control, golpeando tu sexo con el mío como si pudiera romperlo, notando el fondo que impide que te penetre todavía más adentro…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.