Destino: SETNATUM

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
239 visitas

Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Soy la voz en off de esta historia…
Desde aquí contaré cada escena que leas en estas líneas.
Cada hora la puerta de aquel almacén se abría y con mucho cuidado trataban a los que aquellos hombres traían maniatados.
Hasta un total de diez llegaron a ser, hombres y mujeres, acostados en las camillas de aquel diáfano lugar, que a pesar de todo, era lo menos parecido a un hospital. Por muchos departamentos equipados con el mejor material de investigación.
Les manipularon, eso era una realidad…
¿No los veis? Andan desorientados, es algo extraño, pero…
Pasaron unos días, y ahora nos vemos volando sobre aquella isla, sorteamos las palmeras, alguien nos espera allí.
Aterrizan, pero los pilotos no abandonan la avioneta, uno de los soldados deja a los viajeros en tierra y sin pensarlo suben a la orden de “Nos vamos” que gritó el superior.
Ahora se escucha a una de las mujeres decir: Alguien sabe dónde estamos…
Nadie le contesta, al contrario, su mirada perdida la advierten de que a los demás el tratamiento los ha dejado en otro momento y por ese motivo no reaccionan…
Alguien sale a su encuentro, el cortejo de bienvenida no alarma a nadie, únicamente a la joven que les habla. Y la que les grita ¡Quiénes sois!
Pero ellos tampoco le responden, se acercan con sigilo, y soy yo, la voz quien les dice que los sigan…
Mientras la joven no afectada por las drogas, mira como los miembros y los cuerpos de sus compañeros, van mutando de manera invertida, al revés…
Y es ella misma quien les coloca una de aquellas máscaras blancas, qué no sabe cómo han llegado a sus manos.

Adelina GN


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.