El 09 Marzo, Paro Nacional

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
194 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Este domingo pasado, para más señas el 23 de febrero de 2020, fui a comer con mis hijos como cada domingo, cuando platicamos, a veces se ponen buenos los temas que tratamos, parece que ellos tienen muchas ganas de ver cuál es mi punto de vista en algunas cosas de la vida, uno de ellos tiene 23 años y el otro 16 años, a mi parecer platico más con ellos ahora que no vivo con ellos que cuando estaba habitualmente en casa.

Salió el tema, me preguntaron ¿qué opinas del 9 de marzo?, la verdad no sabía de qué me estaban hablando, cuando dije que no sabía, los 2 pelaron tamaños ojos, y con voz lenta me reclamaban ¿cómo que no sabes que va pasar ese día?, la verdad les dije que no, el mayor me dijo que iba a haber un paro nacional en protesta de la violencia contra las mujeres, le dije ah sí, había oído algo pero no sabía exactamente cuándo iba a ser. Me preguntaron otra vez que qué opinaba, y respondí la verdad es que no lo había pensado, y nunca ha pasado esto anteriormente, no sé hasta donde se vayan a solidarizar entre ellas para detener todo México.

Las cosas sí están mal, les dije, pero muchas veces no son las formas, ni a quien perjudicaran con el paro,  me gustaría empatizar con las mujeres que son madre y padre a la vez, que diariamente necesitan ir a trabajar para sostener a su familia, ¿las van a juzgar las demás mujeres por no solidarizarse?, van a tener otro problema por resolver, por otro lado la falta se le tomará y le descontarán el día de su salario, porque no sabemos cómo van a reaccionar los patrones, si aceptarán o se opondrán, ellos podrían ser boicoteados por el movimiento y saldrían perjudicados a largo plazo en sus ventas. Quiero imaginarme una armadora de automóviles, como la que está en nuestra localidad, que es extranjera y es parte importante de la economía de la región, si se opone al paro descontando los salarios a las empleadas que falten, esta empresa puede ser recriminada y señalada como opositora al movimiento, lo cual puede acarrear recomendaciones de no comprar sus vehículos por la falta de solidaridad. Debemos ser muy cuidadosos con este tipo de movimientos sociales, pudieran ser, como dijo el escritor italiano Giovanni Sartori, teledirigidos por los medios con el único interés político, que solo quieren ganar protagonismo liderando este tipo de protestas, sin ayudar realmente a los fines para lo que se están creando, hay que tener la cabeza fría para no ser dirigidos por el perro ovejero al corral.

El gobierno no es tonto, ellos no van oponerse ni un pelo, porque saben que cualquier declaración en contra será magnificada y utilizada en agravio de ellos, que viendo desde la barrera, el gobierno por medio de los tres  poderes deben hacer que se cumpla las leyes para evitar este tipo de delitos que son la violencia hacia las mujeres, justificando que es la copia de patrones de conducta aprendidos, hay que cerrarle la puerta de una vez por todas a estas conductas trogloditas que son anticuadas y machistas. Ellos son los que no están haciendo su trabajo para caer en estos extremos.

Seguimos la comida, y brincó la pregunta ¿tu que opinarías de una mujer que se vaya a manifestar? está siendo solamente solidaria con su género pero también está indirectamente exhibiendo a su agresor al ir con pancartas, aquellos muchas veces están dentro de sus propias casas, ¿cómo se interpretará la conducta manifestada?, los dos me contestaron que ellas tienen el derecho de oponerse y deben manifestarse para ya no ser víctimas de violencia por hombres que se sientan ofendidos por el actuar de sus mujeres. Hay muchas cosas que me hacen pensar, les dije, lo más difícil es entender ¿cuáles serán los vértices que tomara todo este tipo de actos?. Me viene a la mente en el 68 cuando los estudiantes se manifestaron y fueron aplacados con la fuerza del ejército, solamente porque estaban en puerta las olimpiadas en nuestro país.

Otra de mis dudas, las universidades ¿cómo actuarán?, con la cuestión de los planes de estudio en donde los hombres tendrán que asistir a clases para no tener falta, porque es un paro no un día feriado, según entendí. Las maestras no asistirán a sus cátedras entonces para que asisten los muchachos si no podrán tener clases, esto es solo para que entiendan que la parte feminista representa una parte importante en el desarrollo educativo, no se me hace buena idea. Se me haría mejor que sí fueran pero que las dejaran hablar sobre el tema durante toda las horas de clase para con ello fomentar la conciencia del problema, hacer un verdadero análisis del porque actúan algunos de esa manera.

Quedarse calladas y no moverse se me hace un forma desaprovechar la inercia del movimiento, pides cambios pero te mantienes estática, es incongruente y poco creativo, deben ponerse directrices para los medios de comunicación, para los legisladores, para las escuelas, para las empresas, que todos los sectores de la economía, ese día se hagan foros de análisis de donde salgan propuestas buenas que ayuden a disminuir este mayúsculo problema que debe erradicar de raíz.

Considero que los movimientos sociales son como un péndulo, algunas veces están en los extremos y hoy estamos viviendo uno de ellos, hay que tratar de centrar los pensamientos con análisis y dialogo entre las partes, sin buscar crear divisiones que en nada nos ayudan, somos partes que nos complementamos para muchas cosas, esa ha sido la ley de la vida, hay que evolucionar para evitar este tipo de actos terribles que muchas veces quedan impunes, la ventaja de la fuerza de los hombres debe solamente ser para ayudar a las tareas difíciles de los hogares.

¡Que viva México! y que todas se sientan que las apoyamos en su desacuerdos con la justicia, somos mayoría las personas que sabemos que esto va a ser para bien y que con un solo día de paro será suficiente para mejorar la situación, no queremos más días de paro porque con ello estamos diciendo que continua el problema. Ojala que sea el último.

Me despedí de ellos y nos pusimos de acuerdo en ir el otro domingo a comer, para seguir platicando sobre las cosas que suceden en el mundo, el maldito coronavirus que también los tiene angustiados.

Estoy algo temeroso en hablar del tema ya que mis palabras se pueden mal interpretar porque no soy muy preciso para escribir, eso me puede llevar a ser víctima de descalificaciones o calumnias que no podría solo combatir, pero tengo dos hijos hombres y estoy educándolos a mi manera de entender de la mejor forma, para que ellos respeten a las mujeres por el simple hecho que nacemos de ellas, porque nos acompañan toda la vida, y aunque no fuera por eso, solo por ser seres humanos con los mismos derechos que los hombres.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.