La batalla

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
358 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

A la hora y el día convenidos ambos ejércitos se enfrentaron. Sería difícil aventurar el resultado de la contienda porque las fuerzas estaban milimétricamente igualadas. La infantería se encontraba en primera línea y fueron los que iniciaron el cómputo de bajas. Los caballos saltaban sobre sus propias líneas y ya en el campo enemigo continuaban saltando de tal forma que sorprendían al enemigo. Como en el Medievo, los sacerdotes de cada Ejército tomaban parte activa en la batalla llevándose por delante a cuantos rivales eran capaces de alcanzar. Desde cada esquina las máquinas de guerra avanzaban. En las retaguardias, los respectivos generales se limitaban a dar órdenes mientras a penas se movían, al contrario de sus lugartenientes. Éstos se trasladaban en todas direcciones arriesgando su existencia.

Durante toda la tarde la lucha continuó mientras infantes, caballos, sacerdotes y máquinas de guerra causaban baja en uno y otro bando.

Cuando empezaba a anochecer, uno de los lugartenientes se colocó frente al general enemigo y éste se desplomó.

 «Jaque mate»

Ramiro había ganado de nuevo a su madre.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.