La Propina

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
145 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros de ficción - Consulta las novelas y libros de ficción más populares de Amazon

Dicen que los de Monterrey son codos, pero los de Saltillo les decimos “no se me adelante primo, a sacar la cartera”, Yo tengo la idea que la propina es una cantidad de dinero, no obligatoria que el cliente otorga por haber obtenido un buen servicio, y si no lo trataron bien, o la comida estaba gacha, o lo que sea, pues no hay propina, como un mensaje claro y explícito de que puras fallas. Pero sucede que en algunos restaurantes te lo incluyen en la cuenta,  como algo forzoso que el cliente tiene que cubrir,  eso está prohibido a mi parecer, y además el porcentaje es superior al que normalmente se da por un servicio similar.

En una ocasión fuimos a un restaurant muy conocido donde preparan unas deliciosas palomitas de ternera, son taquitos de tortilla de harina con carne de res cuando todavía es becerra, se le pone aguacate, lechuga y tomate, vienen aparte para que lo pongas al gusto. Ese día fuimos a comer, llegamos muy contentos un amigo y yo, no sé cuál había sido el chiste o la anécdota por la que nos estábamos riendo mucho, esto parece que incomodó al señor mesero, muy mal encarado que nos tocó que nos atendiera en nuestra mesa, cuando nos dio el menú nos seguíamos riendo, pero sin decir nada, a de haber creído que nos estábamos riendo de él, porque todo lo que nos sirvió venia mal, y eso que creo que yo no soy muy exigente, me cuido de no ser altanero con los que sirven, se me hace que todos tenemos dignidad hay que respetarla.

Nos tomó la orden y se fue, para empezar nos trajo unas limonadas al tiempo, con un sabor amargo que pareciera que le pusieron primero el limón y luego el azúcar. Le dije al mesero que la limonada estaba al tiempo que si me traía hielos por favor, me escuchó y enchuecó la boca, se fue a traerme el hielo, en una vasija de plástico, no con cubos de hielo o cilindros de hielo, era como frapé, lo que sobra de las bolsas; no le dije nada, no me fuera escupir la comida, como en la película “Nosotros los Nobles”, que en una escena que un cliente se pone muy exigente al regresar el platillo para calentarlo, la protagonista le escupe como venganza.

Pero bueno sigamos con lo de nuestro mesero, cuando nos trajo las palomitas de ternera estaban frías por supuesto, no teníamos cubiertos para poder ponerle las verduras a los tacos, los pedimos, pero nos los trajo todos manchados como de jabón, normalmente ofrecen salsa verde y roja o chiles jalapeños, no había nada, total era una venganza solo por ser alegre, no podía ser que este señor cometiera tantos errores,  no era novato porque se le veía en su uniforme como un mesero experimentado y seguro de lo que estaba haciendo, no estaba nervioso como se les nota a los meseros primerizos. Cada cosa que le pedíamos,  la entregaba diferente, con algo malo, no como era costumbre en este restaurant de muchos años, además el mesero nos hacía gestos.

La sonrisa con la que habíamos llegado se nos cambió por malestar, puede haber gente que no tolera ver a personas contentas, por su misma amargura, este mesero era uno de esos, después cuando pedimos la cuenta en el ticket agrego una propina del 15% como parte del consumo dibujando, una carita feliz. Le dije al mesero: mire señor solamente le voy a pagar lo que consumimos y la propina como no es obligatoria, es de acuerdo al servicio, nosotros creemos que usted no se la ganó, así que ahora nosotros no queremos dejarle nada, y allí tienen que se molesta y argumentó que a él no le pagaban sueldo, solo las propinas, que debíamos de pagarla, enojado y exigiéndola con gritos, nos paramos de la mesa dejando el efectivo dentro de la carpetita que llevan con la cuenta.

íbamos rumbo a la camioneta de mi amigo cuando nos detiene otro mesero, este era más joven, nos decía que no habíamos pagado la cuenta, que porque nos íbamos, nos volteamos a ver mi amigo y yo como diciendo estos méndigos ya nos metieron en problemas, nos regresamos para aclarar las cosas, la cuenta no era mucho podríamos volverla a pagar, pero no se vale que hagan eso, entramos de nuevo al restaurant pero ahora con la cara de enojados, lo primero que revise fue si tenían cámaras en las esquinas, y sí había, pensé que se aclararía el problema, el mesero joven nos llevó a la mesa en donde habíamos estado comiendo y nos mostró la carpetita vacía, le dije que habíamos dejado 2 billetes de doscientos porque habían sido 398 de la cuenta, y que no habíamos querido dejar propina por el mal servicio que habíamos recibido, dijo el mesero pero no está el dinero, ¿está seguro que lo dejó?, le contesté que claro que sí, me pregunté que si tenía acceso a las cámaras para ver cuando saqué el dinero y lo puse en la carpetita, dijo que iba a checar si estaban funcionando las cámaras, se metió rumbo a la cocina. El otro mesero el que nos había tocado al principio ni sus luces, no salía de cocina, como escondiéndose de nosotros, haciéndose de delito.

Después de unos minutos el mesero joven, llegó y nos dijo efectivamente en las cámaras si se ve que saca el dinero pero se vuelve a guardar el dinero, le dije mira si se ve que me lo vuelvo a guardar como dices tú, es porque traigo más billetes y solo deje dos, los demás me los volví a guardar, pero no te preocupes te vuelvo a pagar la cuenta porque ya me quiero ir y no quiero más problemas con ustedes,  te digo algo, siempre que había venido a este restaurant me habían tratado muy bien y la comida muy rica, lo recomendaba con mis conocidos, después de este problema juro que no vuelvo a venir ni a recomendarlo, le pagué nuevamente ¿y que cree que me pregunto el mesero?, ¿no va dejar propina? haciendo la aclaración nuevamente que ellos no recibían sueldo solo propinas, le dije no me importa si les pagan o no, ustedes están haciendo muy mal su trabajo y aparte están robando a la gente que viene de buena manera a consumirles. Necesito además que me des un recibo del dinero que te di, no vaya a ser que otra vez me devuelvan por falta de pago, ponle pagado al ticket con un sello o algo que me ampare.

Propina buena cuando fueron a ver el primer juego de la serie de béisbol del caribe en Guadalajara, Carlos Slim, Saul “El Canelo” Alvarez, Carlos Bremer, Bill Clint y otros ricos, la cuenta fue 334,000 y de dejaron 50,000 pesos de propina, todos los meseros querían atenderlos… se filtró foto del Boucher.

Por cierto y para que no le pase: la referencia de la propina está en el Artículo 10 de la Ley Federal de Protección al Consumidor, que como decía el anuncio de la PROFECO hace años “hazla valer”


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.