WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 02.1

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
221 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

- ¡Salvador!, otra vez haciendo tus caminatas bajo la lluvia, nada bueno puedes sacar de esos. Te puedes accidentar; como caer por una escalera, que te caiga encima un rayador o enfermar. - "O conocer a una niña grosera" pensé- No preocupes a la abuela. ¡Vaya nieto tengo, igualito a su padre! Pasa y toma un baño caliente.

Suspire aliviado cuando no me dijo nada de Rudy, debe estar bien. Entonces, nada mejor que un buen baño caliente después de una caminata y estar preocupado, aliviar el estrés. Luego tomare una taza de chocolate caliente y …-Deteniéndome cuando estaba por pasar de la puerta mi abuela me pregunta:

- Hijo, ¿Quién es ella? - Pregunto mi abuela señalando a la calle.

- ¿Ella? ¿Quien...? - ¡No! ¡No! ¡No! ¿Por qué esta ELLA fuera de mi casa?, es una acosadora, ¿Ahora las niñas son quienes acosan? No, señores, nada bueno puede pasar. - No sé quién es, abuela. Debe estar perdida. Y si me disculpas iré a tomar el baño que me menciono, mi cuerpo lo exige. - Poniendo su brazo alrededor de mi cuello de manera que no escape, mi abuela habla con la desconocida.

- Hola, hijita, ¿Qué haces fuera de casa en este clima? Ven, pasa. Debes estar exhausta de tu viaje y no debes tener en donde pasar la noche, ¿Verdad?  Vamos adentro, cualquier lugar es mejor que estar ahí, afuera existe mucha gente peligrosa. Ven, ven. - Haciendo señales para que ingrese. La niña se acerca con pasos lentos. Cuando está en la puerta se detiene, pero mi abuela le atrae con su brazo, trasmitiéndole seguridad y tranquilidad. Cierran la puerta detrás de ella.

Mi abuela le guía hacia el baño, mientras ella camina deja un rastro de agua. No señores, no seré yo quien limpie ese desastre. Mi abuela le deja en el piso de arriba, luego baja con un rostro un poco angustiada.

- ¿Abuela? -Pregunto más por su expresión que por la desconcertante acción.

- Esta en muy mal estado. Dios sabe cuánto tiempo habrá estado bajo esa lluvia. Tendrá que pasar la noche aquí, no tiene a donde ir. Debe tener hambre, será mejor que sirva la cena. ¡Ay! Báñate rápido para que prepares la mesa. - Sin esperar respuesta, mi abuela camina hacia la cocina.

- Pero, abuela, solo hay un baño...

Me quito y guardo mi ropa impermeable. Desanimado subo hacia mi cuarto. En el baño escucho el rumor de que alguien habla, debe ser la niña, ¡Pobre!, está hablando de seguro con esa rata. No es mi problema. Me cambio de ropa a una más cómoda y regreso al comedor a cumplir mi tarea encomendada. Cuando completo mi tarea, aviso a mi abuela. Ella trae los platos, le ayudo a colocarlos en la mesa. Luego de que ya este todo listo, mi abuela sube a decirle a la niña de que ya puede bajar a comer. Ella aún continuaba en el baño, tarda mucho. También quiero bañarme.

Un par de minutos más tarde ella baja, obviamente con otra ropa. ¡Todavía que me ataca, ahora me impide comer! Ella tímidamente camina hacia el comedor. Mi abuela le llama para que se una a la mesa sin pena. Ella al oler la cena, no cambia su expresión, pero si la velocidad de sus pasos. Cuando está lo suficientemente cerca, se ve que tiene a su rata en la cabeza. ¿Pensara comer con eso en su cabeza? Mi abuela que al aparecer tenía la misma inquietud, le dice que lo puede dejar en la cocina, donde están cenando también su perro y su gato. Pero ella se niega diciendo de que el gato lo puede comer. ¿Me pregunto quién ganaría entre ellos dos? Mi abuela acepta, comprendiendo su inquietud. Nada se puede hacer, ellos también tienen un lazo.

Todos sentados listos para comer, y esa rata en una esquina comiendo carne seca. Antes, ni durante de la cena mi abuela le pregunto el porqué de su situación. Yo esperaba que le preguntase, quería sabes la historia de mi atacante; si me generaba empatía olvidaría su agravio, si no, bueno que más podía pensar de ella, pero eso no paso hasta después de la cena donde se observó que ella, para ser pequeña, tenía mucho apetito, ¡uno voraz!, ¿Dónde terminaba toda esa comida?

- ¡Gracias por la comida, abuelita! Estuvo delicioso, ¿Verdad que sí, Koma?, bueno, tu comiste solo carne, pero igual, ¡Estuvo delicioso!,¿ya lo había dicho?, yo que se. - Lo decía alegre. Si, si, si, todos son felices cuando le dan comida gratis. Boca come. ¡Dios mío!, pero si no fuera una niña pequeña, esto sería el inicio de una historia.

- Me alegre de que te gustase. Partiendo a otro tema, ¿No tienes donde quedarte?, sino no tienes problemas podrías quedarte aquí durante tu estadía en esta ciudad, ¿Sabes? -Me sorprendió lo directa que puede llegar a ser mi abuela, muestra mucho interés en su circunstancia.

 - ¿Enserio?, me alegra oírlo. No sabe cuánto agradezco esa oferta, no tenía idea de lo bueno que podían llegar a ser las personas de la ciudad, pero no puedo aceptarlo. Seria abusar de su hospitalidad, he recibido mucho tan solo con la comida, aún no sé cómo pagarle. - Yo si, con tu cuerpo niña, ¡a trabajar en las minas! - Por eso me marchare, no quiero incomodarles. Gracias. Y si no es muy descortés. me iré ya. Reitero, muchas gracias por todo. Vamos, Koma.

-Bueno, nada podemos hacer, si esa es tu decisión. Cuídate.

Solo soy un espectador. Que escena más extraña, una pequeña niña hablando tan seria y rechazando la buena voluntad. Me parece razonable. La pequeña caminaba hacia la salida, toma las maletas que estaban en la puerta. Nosotros le seguimos para despedirla, ella nos mira y se inclina en despedida. Abre la puerta y ...

- Creo que caminar en este clima es una mala idea, no tienes más opción que pasar esta noche aquí. - Decía mi abuela sonriendo, creo que sabía que esto pasaría- Hay un par de cuartos vacíos. Vamos te instalare en uno. - Dirigiéndose a la pequeña sin esperar respuesta alguna la lleva hacia la segunda planta. Mientras la pequeña tenía una expresión avergonzada en su rostro. Parece que la pequeña niña que intentaba actuar como adulto no cumplió con su cometido.

Escucho que mi abuela camina hablando muy animadamente con la niña. Parece que le cae bien. Por mi parte me siento aliviado con saber que no pasare más tiempo con ella. Nada bueno puede pasar con eso. Subo a bañarme. Me despido antes de dormir de mi abuela y camino hacia mi cuarto. Observo que la niña está instalada a dos cuartos del mío. ¡Oh! ... tan solo es una niña.

Camino cansado con un solo objetivo; mi cama. Al ingresar noto que Rudy está durmiendo en una caja en la esquina del cuarto. Le saludo, le digo "Buenas noches" y él se reincorpora para mirarme, me responde alzándome el brazo en señal de saludo, después regresa a su posición. Debe estar muy agotado, yo también lo estoy, dormir bajo la lluvia no es cómodo.

Cosas raras pasaron hoy, Rudy. Mañana te las contare, digo mentalmente. Mire el reloj, son ya las 10, ¿Cuánto tiempo estuve fuera?. Preocuparse no tiene caso. Apago las luces. Ahora a dormir.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed