WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 03.5

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
67 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Caminaba bajo el Sol una pequeña Bruja y sobre ella estaba su armiño. Tenía como objetivo ir al mercado - comer helado – para ello solo tenia que seguir una ruta: caminar directo y luego doblar a la izquierda, era algo simple, contar cinco calles y después doblar. Pero pese a que esto se ve simple, la realidad era otra, era tan complejo la ruta, que necesitaba un gran estudio del mapa de la ciudad, cosa que tenía, pero por su facilidad de la ruta no lo trajo consigo. Camino con paso seguro en la primera esquina doblo hacia la izquierda, luego hacia la derecha al recordar que se había equivocado, este pensamiento sería el correcto si no fuera que las dimensiones de las calles no son iguales, por lo que un simple error le costo perderse. Surcaba entre callejuelas, siguiendo su instinto; su olfato, confiaba mucho en sentido. Mi olfato me puede sacar de apuros, me ayudo a sobrevivir a las extrañas comidas que preparaba madre en sus investigaciones sobre las plantas mutantes. “No quería admitir de que esta perdida”, pensaba Koma, mientras solo le dejaba ser, estaba en su cabeza mirando la escena. Pero llevaban ya mucho tiempo caminando, pese a que estimaron que seria unos diez a quince minutos caminando lo necesarios para llegar. Pasado tanto hasta Koma se preocupó, “¿Dónde rayos estamos?”

El ambiente había cambia ligeramente, lo suficiente para que se note la extrañeza, las alegres casas se iban apagando, entre matices de grises. Era otro mundo dentro de la ciudad. Mientras mas grande es la ciudad, la luz no llegara a cubrirla en su totalidad. “No puedes seguir aquí, admite que estas pérdida” dijo el armiño. Mercy comprendía que no podía seguir aquí, es mas fácil estar en la luz y ver la oscuridad, que estar en la oscuridad y anhelar la calidez de la luz. El privilegio de los que pueden escoger.

- Tranquilo, le pediré ayuda a ese sujeto que esta ahí. Ya perdimos mucho tiempo, quiero comer helado – Señalo a la persona que estaba sentado mirando al cielo, bajo los rayos del sol, pese a ser verano estaba abrigado. Que extraño, eso mismo debe pensar de nosotros. Si tu le puedes ver, ellos también. Koma le dijo preocupado “No deberías de hablar con extraños” -No seas tonto, de seguro que piensas el por qué no acepte la ayuda de Salvador que era un extraño y ahora busco el de uno. Es simple, porque ahora lo necesito. Y punto, le preguntare, quiero comer.

Solo no quieres perder más tiempo para comer, Koma se dijo a si mismo y acepto que haga lo que desee, es más fácil aceptar los errores si es uno el que lo comete. Mercy se acercó al desconocido.

- Disculpe, ¿Podría decirme cómo llegar al mercado?, estoy perdida y tengo hambre.

Bajando lentamente la cabeza el sujeto la miro y le contesto:

-… Claro, solo tienes que caminar directo por ahí -Señalando hacia la derecha – Solo tendrás que observar el reloj que sobre sale, es grande, camina hacia el y llegaras al mercado, esta justo a lado suyo … Ten cuidado con los perros -Le dijo mirando directamente a los ojos, tenía un rostro triste. Mercy le agradeció y siguió las indicaciones. Cuando el desconocido miraba ya lejano a la niña escucho la voz del Perro que miraba la escena.

- ¿Por qué no le robaste?, se notaba que tenía dinero. Lo necesitas.

-… Ella, tenia hambre, como yo, como tú, nosotros.

- ¿Qué?, que motivo mas tonto. Estaba indefensa, rayos, era una presa fácil. Si corro pueda que le alcance, ¿Qué dices?

-…No, no creo que la tengas fácil.

- ¿Por qué lo dices?, porque es una niña. Uy, no, ¿ahora no robas a las niñas?, jaja. Vaya niño más tonto. Hasta le recomendaste que tenga cuidado con los perros, ¿Era por mí?

-… No es eso, ella .. era una Bruja, la rata blanca, ella estaba hablando con esa cosa en su cabeza. Era diferente, ella puede ser tu salvación, ¿No quieres volver ..?

- ¡Ni lo menciones!, ya no puedo volver. Pero, ¿Una Bruja?, rayos, una más en la ciudad, pensé que no viviría para ver a otra … ¡Ah!, ya no tengo ganas. Vamos, encontremos a otra persona. Me arruino el día, matare un par de Ratas para desestresarme.

- … Tengo hambre.

- Si, sí. Vamos a encontrar comida. Vamos a esa panadería, el dueño salió, es un buen momento para robarle y sería malo que nos lo encontremos, no es fácil de vencer a ese Gagunj …

“Una Bruja, eh, me pregunto qué pasara cuando ÉL se entere de esto. Jaja. Pobre niña, el ser un personaje de esta mala obra de teatro. Ahora solo soy un Perro, un espectador. Pero este niño -mirando a su acompañante- no, él es un personaje” pensó.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.