WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 03.6

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
65 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros de ficción - Consulta las novelas y libros de ficción más populares de Amazon

- ¡Hey!, ¡Mercy, aquí, por aquí! – Salvador alzaba la voz para llamar su atención, viendo de que estaba extraviada - ¿Dónde estabas?, pasaron casi un cuarto de hora desde la hora acordada. ¿Estas bien? No te perdiste, ¿verdad? Nah, es imposible, tu casa prácticamente esta en una sola dirección del mercado – Mirando su cara-  ¿Qué pasa?

- Obviamente que no perdí, solo es que, bueno, Koma, si, Koma tenía que hacer cosas de armiños, casas pájaros y eso, por eso nos demoramos, ¿Verdad que sí, Koma? ¿Ves?, dice que sí.

- Seguro que sí, no entiendo el idioma de los armiños. Ya estamos aquí, no perdamos más tiempo, vamos buscar a la “abuela”. Caminemos – Invitando a que le siga.

- Esta bien, aceleremos la trama. Pero, ¿Qué cosa tienes planeado con Koma? Mencionaste que nos ayudaría, ¿En qué exactamente?

- ¡Oh!, sí, es algo sencillo realmente, veras, ¿Recuerdas que te dije sobre los ancianos?

- Sobre que se reúnen a compartir su llama…

- ¡Correcto!, entonces, ¿Cómo saben los ancianos con quienes juntarse?

- ¿Por qué sienten frío?

- ¡Otra vez, correcto!, eres buena para seguir mi ritmo.

- Mas bien, soy buena adaptándome a tus rarezas que no creo que sean metáforas….

- A lo que quiero llegar es que son estos mismos los que pueden ver las llamas y ellos buscan se juntan a los más similares en sí, es común que el más solitario atraiga a otro, simple ley de atracción y así crean su sesgo de confirmación, una cálida fogata.

- Permíteme ver si lo entendí. Porque Koma esta viejo, según tu lógica, el podrá ver esas “llamas” y de esa manera encontraremos a la “abuela”, ¿Verdad?

- ¡Si!, eso quiero decir.

- Hmm. Me parece una idea muy tonta.

- No es tonta, la “llama” es nuestra alma.

- ¿Qué?, ahora lo asimilas a otra palabra, me parece que estas dando saltos en la trama.

-  No es ningún salto, es algo fácil de interpretar, cualquiera lo hubiera deducido. Como están a punto de morir, son sus llamas las que se están apagando, su alma, después de eso solo la muerte los espera. Ellos son consientes de esto, por eso juntan sus llamas, los combinan y le dan volumen, de esa manera se engañan de que aún les queda Tiempo.

- … Eres raro, para decir todo eso y seguir sonriendo.

- Para nada, es algo que cualquiera puede deducir.

- Lo estas repitiendo. Y no creo que Koma pueda ver esas “llamas”, ¿Verdad que no?, ¿Ves? Dice que nunca ha visto eso en las personas.

- Hmm. Esta claro porque no puede verlos, es porque él te tiene consigo, es diferente a ellos, él tiene a alguien, pasa de percibido su propia falta de calor, porque tú le das … No hay problema, él será capaz de verlos, solo se niega a verlo, todos lo ven, solo es tarde cuando se percatan de ello. Todos, cuando están listo para vivir, mueren.

-…..

- Bien, ¿Vamos, el parque está cerca, ahí, lo ves?

Después de esta escena ellos caminaron en silencio, él con su característica sonrisa que siempre lleva, real o no, siempre la emplea, y ella con su armiño en la cabeza que tenían la cabeza gacha tratando de hallar la lógica en sus palabras, “llamas”, todos, vivir, morir…

- Mira, ya estamos aquí. ¿No es un paisaje curioso y tierno?

- ¡Oh!, este lugar, ya estuve aquí.

- ¿Ya estuviste? ¿Cuándo te perdiste?, jaja. Lo siento.

- ¡Cállate!, más importante, ¿Puedes ver las esas “llamas”, Koma? .. No, no puede. Perdemos nuestro tiempo, es mejor que le preguntemos a ellos si conocen a alguien que está muy deprimida últimamente o que ya no se reúna.

- Claro puedes ir a preguntar, te deseo suerte. Pero, ¿Me prestas a Koma un momento?

- ¿A Koma?, claro. Ahora vuelvo, no le hagas nada raro. Koma, tienes autorizado atacar si pasa algo.

- ¡Oye!, no le hare nada raro. No me gustaría que me contagiase, no, nuevamente.

- Si, si, como digas, ahora vuelvo. Espera aquí Koma – Alejándose de ellos, Mercy camina a hablar con los ancianos. Ellos le reciben alegres, un vivo entre muertos. Salvador le observa conversando con ellos, confirmando que no podría escucharle hablo con Koma.

- Bien, Koma, es curioso que no puedas verlo, ¿Realmente es así? – Koma asentío con la cabeza – Ah, que problemático, pero como eres mascota de una Bruja, verlo no sería raro. Bien, escucha esto, solo estas negándolo, tienes que aceptarlo y yo te enseñare a sentir lo que tantos ocultas. – Susurrando a Koma lo suficientemente cerca para que nadie lo escuche – Koma, sé que envejecer es difícil, más cuando tienes a alguien quien cuidar. ¿Verdad? Sé que cuando duermes, la Sombra te visita. Al dormir te sientes sumergido en la oscuridad, la soledad se apodera de ti, te eriza la piel, sientes que estas en un mar fangoso, el aire se te corta, sudor frío. Te invade el pensamiento de que no podrás estar con ella para siempre, que ella se pondrá triste con tu despedida. Serás solo un recuerdo, tu existencia solo será efímera, ¿Cuánto tiempo te recordará?, solo serás algo borroso en su memoria. Admítelo, ya no te queda Tiempo, lo veo, sientes el frío en todo tu cuerpo y ella es tu fogata, ya no creas calor, ya no estas vivo, eres una sombra en su cabeza. -Koma cerraba sus ojos para no escucharlo- Escucha, no puedes hacer nada para evitarlo, a tu “llama” no le queda Tiempo y lo sabes…. Vamos abre los ojos, eres el único que puede ayudarla ahora, ayúdala a ayudar a los que comparten tu mismo destino. Es irónico, ¿No? … Nadie podrá ayudarte cuando abras los ojos, has por ellos lo que nadie lo hará por ti. Y bien.... ¿Ahora puedes verlos?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.