WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 03.9

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
93 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros de ficción - Consulta las novelas y libros de ficción más populares de Amazon

Mercy se quedó extrañada por lo platica que mantuvo con Salvador, él era raro, pero esta vez se superó. Así es el humano, siempre se supera. Siempre descubre una manera de destruir haciendo menos e indirectamente, imagínate cuando se proponga hacerlo adrede.

La Bruja se encontraba con el ser que ya nunca más podría volver a ver como una simple anciana. Ella ya no era una simple anciana, era alguien quien se olvido de vivir, un muerto que finge estar vivo. Nos engañó, se engaña. Mercy estaba parada enfrente de la casa de la señora Hojeham, era inevitable que le viese, la anciana se había percatado y le sonrío mientras le saludaba, se acercaba. “¿Cómo puede sonreír? ¿Es falsa? ¿Sus risas mientras conversaban la noche pasada, también lo fueron? ¿Qué fue real? …. Las historias donde ella no protagonizaba” pensaba.

- Buenas noches, ¿Cómo esta?, señora Hojeham.

- ¡Oh! Pequeña Bruja, que gusto verte, justo quería conversar contigo, sabes, mi nieto me conto de lo que hizo en la noche. Espero que puedas perdonarlo, ya sabes, la juventud de hoy, no temen a la noche.

-No se preocupe por lo de ayer, solo fue un mal entendido. Es más, quisiera hacerle una pregunta acerca de él, su nieto.

- Claro que sí, veras, es algo inquieto así que espero que no haya echo nada malo, como robar algo. Bueno, bueno, ¿Qué deseas saber?

Con una voz de alguien que no quiere creer lo que dirá, ni el contenido de lo que oye. Un profesional que trata con clientes de manera personal. Con sentimientos influenciándolos.  Pese a que solo hablaron un día, ella se noto tan interesada. Como si le importara, como si de verdad la quisiera, pero nadie puede querer a otro en solo una noche, ¿Verdad? Solo hablamos una noche, a ella no le importo, ni a mi debería de importarme. Si no fuera una Bruja puede que nos lleváramos bien, imposible, si no lo fuera ella no tendría motivo para hablarme, ni yo para venir a esta ciudad. Solo son pensamientos innecesarios, de alguien ingenio. Quizá no quiero creer que la gente es mala, solo soy una persona de un pueblo que no conoce la ciudad, realidad.

- … Vera, señora Hojeham, usted me dice que tiene un nieto, ¿Verdad?

- Claro, tú mismo lo viste ayer, todo un travieso.

Mercy bajo la cabeza al oír la respuesta y temerosa de lo que le podían responder, continuo.

- … Si, bueno, entonces, ¿Usted tuvo hijos? Es decir … ¿Usted no me dijo de qué era infértil?

- …. – Hojeham se quedó en silencio mostrando un dolor de cabeza, para luego romperlo extrañamente – Jaja, pero que cosas dices, si tengo un nieto claro que tiene padres, ¿No? – Con un tono más cortante dijo- Que mal sentido de humor tienes.

- Entonces, ¿Cuántos hijo tuvo? ¿Dónde están? ….. ¿Quién es el padre de su nieto?

- Esos son cosas personales, no es algo que ventile a terceros.

- Entonces, ¿Es mentira que sobre que era infértil?

- No hay propósito en esta conversación. Solo quería disculparme por mi nieto, no hay nada más de que hablar. Adiós. – Retirándose.

- ¡Señora Hojeham! -Llamando a la anciana que se detuvo, pero sin dar vuelta- ¿Esta segura de lo que hace? Ya sabe soy una Bruja, quizá pueda ayudarle. ¿Qué dice?

- Señorita Mercy, lamento decepcionarle, pero no sé a que se refiere cuando dice “ayudar”, no recuerdo estar buscando eso. – Continuo su camino a casa, a lo seguro. Mercy sabía que era todo o nada. El cambio de actitud no era normal. Puede que ya este cruzando las Sombra, la señora Hojeham, ella no era la anciana, solo es su Sombra.

En el silencio de la calle Mercy hablo con Koma:

- Dime, ¿Aún tiene una “llama”? la llama aún no se acaba, ¿Verdad? ¡Dime, Koma! Aún existe salvación para ella, ¿Verdad? Que pasara cuando .. Ella, ella ..

- Aún existe una posibilidad de salvarla, la “llama” no se extingue, pero puede que no pase de esta noche, esa llama se está apagando muy apresuradamente. – Koma no tuvo el valor para decirle que el motivo de que se acelerase el proceso de extinción era su intervención – Da lo mejor de ti, para que no tengas lamentaciones. – Solo eran palabras reconfortantes, pues su Ama se encontraba al borde del llanto. ¿Por qué lloras?, ellos eligen su destino, sin ti solo seria una muerte natural, quizá. Pero no puedes dejar que alguien muera en frente de tus ojos, ¿Verdad? Siempre que puedas evitarlo, lo harás. Siempre que puedas verlo. Si no lo ves, ignoras. Pobre, parece que todos nos mentimos de vez en cuando, eh.

Frotándose los ojos la Bruja sonrío en respuesta de las palabras de su fiel amigo.

- No hay tiempo que perder, hay alguien que necesita nuestra ayuda. La gente no puede pedir permiso para suicidarse. Vamos, tenemos que salvar la “llama”.

A lo lejos un niño observaba el desarrollo, sabía el contenido de la plática, ya lo había discutido esa misma mañana. El tiempo para jugar se había acabado. Solo tenía una opción para que todos sean felices, y su abuela era “todo”. Así es. Siempre que ella pueda volver a sonreír. Algo que solo ella podía hacer. La Bruja que quizá rompa las cadenas del fantasma de esta obra. ¿Estoy feliz?, debería de estarlo, ella le dio algo que nunca pudo tener y él a ella. Solo dame una sonrisa de verdad, abuela. Solo eso quiero. Soy egoísta, ¿Verdad? No estoy en posición de exigir, pero lo hago. Una sonrisa hará valer mi existencia, abuela. Viendo de que la Bruja con su mascota ingresasen a la propiedad de su abuela, Albert se dijo “Vamos, es hora de terminar este Acto”

Fin del acto tercero. Espero que les haya gustado. ¿No fue asi? Bueno D:

Pronto los dibujos de esta historia. Despues de practicar me siento preparado. No dibujaba a Goku en mi infancia para nada, es hora de mostrar los frutos de mi esfuerzo...

 Esta historia esta planeada para diez Actos. Fin ¿A nadie le importaba? Bueno :c


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.