WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. ESPECIAL

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
118 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Mi primer sentimiento al despertar es el odio hacia el Sol, por seguir viviendo, pues es el amanecer el que me recuerda de que aún vivo, una vida sin sentido. Salgo de mi "cama". No tengo algun lugar al que llamar casa, no existe un lugar al que regresar. Las noches son dificiles, no puedes tener sueños profundos, esta prohibido para mi, nunca se sabe quien esta al acecho, quien espera tu momento de vulnerabilidad para tomar lo que no es suyo. No soy de nadie, nadie es mio, nada.

Vago por la ciudad como un muerto que finge vivir, aún no se fingir bien, pues todos se apartan de mí. Todos me miran, los vivos me observan con ojos prejuiciosos. Al principio dolian, cuando aún tenía calor propio, cuando tenia un familia, antes de perder eso llamado "infancia" y todos sus privilegios. Ahora ya no duelen, quizá ya no tengo nada que sentir, si me mantengo en pie solo es por el vacio que llevo dentro. No sé si estar, aún, consciente de un YO es bueno o malo, este mismo acto es el que me llama a cumplir esa necesidad de comer, y con ello intentar llevar esto que es vida. Pero a la vez es el que en las noches, despues de fingir de fingir de ser un muerto, me hace encerrarme en mi pequeña cupula que se limita a cubrir mi cabeza con mis manos, pues solo estoy para la nada. Mi piel hace cde ama, mis brazos me cubren, mi largo cabello es mi almohada y dentro duerme mi alma, me pregunto si soy lo suficiente calido para el. ¿Tambien sufre? no sirvo ni para arropar a mi alma, ¿Es mía?, por favor engañame diciendome que sí. La soledad no es buena compañia.

Pese a no tener un lugar a donde regresar, se con cierta seguridad que genera la rutina - me da miedo el pensar que si esto desaparece estare otra vez suspendido en la tierra. Quizá por eso todos tienen rutinas, para evitar pensar - Camino hacia esa panadería donde se con certeza de que me daran pan, los panes son los manjares de mi vida, si la vida tiene que ser algo seria un pan. No se porque ellos lo hacen, los dueños de la panadería, ¿Por qué son buenos conmigo? Ven reflejado en mi a su hijo. No sé cual sea el motivo, pero me beneficia, son buenos para mi y con ello estoy satisfecho.

Soy un sin sentido, quiero acabar con todo este sufrimiento, pero tan solo cuando me tienden la mano con un pan, siento que todo ese sufrimiento es el precio para el pan. Siento la calidez de los seres de la Luz y me agrada, yo, ¿Tambien puedo caminar bajo la Luz? ¿No desaparecere? ¿Papá? ¿Mamá? ¿Puedo ser feliz? ¿Tengo ese derecho? Como si me contestase escucho la voz que pesa en mi cabeza recordandomelo, esa voz dura como la vida, intolerante como la sociedad, imperativa como el sistema. "¡Baja la mirada, muchacho! ¿No sabes cuál es tu lugar? Tan solo eres hijo de una don Nadie y nada puede ser creado de la nada, entonces no eres nada y no mereces nada. Si existes solo eres un error, al igual que tu hermano. ¡Recuerda esto!, y recuerdalo muy bien, eres de la Escuela del no Podras"

Un día cuando vagaba tratando de perder el tiempo, llenaba el vacio el de las horas con mirar el suelo y ver a las hormigas, "Soy mas grande que ellos, estan a bajo mi poder" y sintiendome mejor con ver que no soy el ultimo eslabon de la cadena- animal, pues en la social no figuro, pues cuando llamas a alguien no le dices que lleve a su Sombras, siempre esta con uno pero lo ignoran, eso era yo, eso eramos nosotros- Ese día no encontre mi salvación, solo fue un hilo con el cual pudiese escapar del infierno. De seguro no esperabas que lo lograse, ¿Verdad, viejo?

Pare fingir estar vivo debia de observar, la imitación se logra con la observación. Miraba a los niños riendo y jugando,  sentado bajo la sombra de un árbol y matando hormigas en los momentos de odio. Fue cuando aparecio, un hombre parandose frente mio, de un niño que jugaba matando hormigas, él me miraba y cuando trate de observarle la cara, baje la mirada, recorde esas "palabras". Me pregunto, ¿Que caras tenias en ese momento, viejo?, desde mi perspectiva solo mire una sombra, ¿Eras como yo?, me daba esperanza, pero lo sabía, estabas bajo el Sol pero me mostrastes tu Sombra. Me tendiste la mano, no era uno con pan, el pan era caliente, el tuyo no, era una mano fría, en ese momento lo senti, era extraño, no eras de la Sombra desde nacimiento, naciste bajo la Luz pero aquí estabas, en la Sombra, ¿Debo dar gracias a tu extraña decisión?, gracias a ello ahora estoy aquí, en el mismo lugar que me mostraste.

Me hablaste, con palabras que no eran calidas, pero me hicieron seguirte, me tendiste la mano y yo la acepte. Me enseñaste algo que no todos los seres de la Luz tienen, solo algunos, los que brillan como el Sol, pero me advertiste de que no todos los que llegan aquí son Soles, pues la Luna tambien brilla y la mayoria son Lunas, los Soles estan extinguiendose. Mire el palacio donde vivias, y me preguntaste "¿Quieres vivir aquí?" y como excitación asenti, ¿Todo eso puede ser mio? pense admirado. Me sonreíste para luego convertilo en un rostro gelido.

Cuando me retiraba me preguntaste mi nombre.

- Soy ******.

- Que pesimo nombre ... Hmm, por qué no lo cambias por Ichistowski, Odre Ishistowski. Suena mejor que ese. Todo sonaria mejor.

En ese momento me diste algo que no podía darlo nadíe aparte de tí. Después de eso no nos vimos por años, cuando por fin nos encontramos, me asuste de lo gelido de tus manos pero te segui. Y quién diría que sería yo el que ayudase a  matarte, viejo. Te miraba, pero no observaba a la humanidad, sé que ahora ya no podras engañar a nadie, todos sabran lo que eres, una bestia.

TOC* TOC*

- Pase.

- Señor, su amigo, Gagunj, viene a visitarle. ¿ Se encuentra disp...?

Interrupiendo sin recibir invitación el hombre ingreso a la habitación del Alcalde.

- ¡Hola! Odre, jeje, cuanto tiempo sin vernos, veo que has envejecido, eh.

- Claro, pese al ser el gran Odre Sama, al final solo soy un simple mortal. Y bien, cuentame que te trae aquí. Dejame adivinar, ¿Has hecho buenas acciones y vienes a contarmelos para decirle a Papa Cola?

- Jeje, como esperaba de tí. Eres muy observador, veras, hoy cuando venía de la granja de los McMillani me econtre con una niña ...

Fin del Especial. Nadie lo pidio pero aquí estoy yo.

Hola ¿que tal? En esta oportunidad he escrito algo corto. Bueno hice una ilustración acerca de la historia. Al final del último Acto lo dije y lo hice. Pero esta en una página de FB. Si gustan verlo. D:

 

https://m.facebook.com/DantrokoCreator/

- ¡Lo que importa es el esfuerzo!

- Si, claro. Y el amor alimenta.

¿Ven?, lo que nadie pide.

Gracias por leerlo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.