WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 04.4

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
65 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros de ficción - Consulta las novelas y libros de ficción más populares de Amazon

Mercy se encontraba ahí, como un espectador de este Acto, no hizo nada. No fue el protagonista de este Acto, solo eran Árbol 1 y Piedra 1. El mejor asiento para ver esta obra. La Sombra ya no le apresaba, también se levantó, cuando oyó decirle a la señora Hojeham que estaba ciega corrió a su lado para brindarle su ayuda, pero fue rechazada cortantemente. "No necesito ayuda, necesito dormir, vete, vete por favor, quero dormir" Mercy no pudo decir nada, la anciana estaba por quebrarse a llorar. A las personas adultas no le gustan que le vean llorar, será porque no le quieren mostrar debilidad o quizá porque es anti estético. Ellos se marcharon, con pasos lentos y cabezas pesadas. Se hallaban afuera caminando a su casa. La Luna estaba observando, curiosa. Pero nadie debería de saber lo que paso aquí, ella no quisiera que los demás lo sepan. Este Acto no paso.

- No hicimos nada, solo fuimos estorbo, ellos lo resolvieron solos. Como me hubiera gustado no saber de esto, el problema se habría resuelto y podría volver a tomar té con la señora Hojeham, pero parece ser que solo fue un evento de una vez en la vida. Dos días en esta ciudad y ya perdí a alguien con quien creí que podría llevarme bien. Vivir es difícil.

- Si te sirve de consuelo, si antes de cada acción pudiésemos prever todas sus consecuencias, nos pusiéramos a pensar en ellas seriamente, primero en las consecuencias inmediatas, probables y posibles, no llegaríamos a movernos. No sabemos cómo terminarían las cosas.

- .... Koma... hace frio. Volvamos a casa. Quiero dormir.

Caminaron a casa, Mercy ingreso a casa y Koma se quedó atrás diciendo "Tomare un poco de aire, descansa”, esperaba. Espero el tiempo con el que creyó que Mercy se iría a dormir para voltear y ver a Salvador con una bolsa, lo más seguro es que tenga comida. Él se acercó al armiño, y le tendió la bolsa. Koma no se molestó por esa acción, solo suspiro y abrió la puerta que se hallaba entreabierta. Salvador entendía lo que quería, entro a dejar la comida dentro, ingreso y dejo la comida en la nevera. Y así, sin palabras se fue. Comprendía que no le agradaba al armiño y sabía el motivo. A nadie le gusta ver las cosas como son, o por un diferente lente, a nadie le gusta que le cambien el mundo, el cómo miraba las cosas cambio para siempre. "Que horrible es tu mundo, Salvador", dijo antes de ir con su misión, el día aún no acaba para el armiño.

***

La muerte como máximo y ultimo placer de la vida. Quizá sea mejor morir despierto que dormido, pues lo sentiríamos y comprenderíamos, después de la agonía y angustia, solo es parte del preludio de la felicidad- Muerte-. En caso de dormir estaríamos (y no) en desconexión con el cuerpo, pues solo el cuerpo es el ente que puede regocijarse, sentir, y al dormir solo somos un alma y este se desentiende de un YO.

- ¿Qué cosas lees, eh, Zalamanca? Otra de esas cosas raras.

- Solo es un Libro.

- Si, si, el Libro Rojo. ¿Cuándo me mostraras su contenido?

- No sabes leer.

- Jajaja, es cierto. Siempre tan frío.

Este acto es mas corto porque solo es esta enfocado a lo que paso en la casa. Y ¿Saben algo genial?, pasamos la página 50 (en Word) Oh, si. Estoy satisfecho si llego a cien páginas. D:

Gracias por tomar tu tiempo para leerlo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.