WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 05.2

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
145 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Un niño se acercaba con pasos seguros en dirección de la Bruja durmiente, Koma noto al intruso que no tenía preocupación, con la mayor tranquilidad se detuvo manteniendo sus las manos en su espalda. Koma noto que el niño tenía entre sus manos un libro que estaba forrado de rojo, se extraño por muchas razones, un niño mirando fijamente a Mercy, parece que esconde ese libro, no parecía importarle le estuviera mirando de manera amenazante, no podía observar bien el rostro del niño que se ocultaba en la sombra, su mirada le daba una sensación de cansancio, como si fuera un viejo. El niño solo le durante unos cinco minutos, unos eternos para Koma, los que no muestran intención son impredecibles. Luego solo dio un suspiro, sonrió, le miro y asintió en despedida. Pues antes de que Koma bajase de la cabeza de Mercy para verle mejor el rostro, un nuevo niño corrió en nuestra dirección para invitarle a jugar. Ambos niños se fueron antes de que pudiese detallar en él, pero como si recordase algo el niño del libro se detuvo y sin dar la cara les dijo: Ya vendrá su salvador, ah, también el Alcalde los esta buscando. Como vino, se fue, dejando extrañeza. El tiempo sigue y nada importante pasa. Mercy se mueve mucho y tiene en su rostro una expresión de felicidad. Su comida es sagrada que sueña con ella y ¿Para cuantos la comida tan solo es un sueño?
Koma a lo lejos noto la presencia de alguien que no le agradaba, era un joven que siempre cargaba una sonrisa, era Salvador y con él una bolsa, que sospechaba que era de comida. ¿Pensaban alimentarnos para siempre? Gracias a Dios, todo menos comer lo que hacer Mercy y su estilo milan. Un sentimiento de gratitud nacía por la Abuela, pero el mensajero era indeseable, nada puedo hacer, la vida no siempre es como uno quiere. La comida no se rechaza, dudo que Mercy niegue esta ayuda que recibe. ¿Debería despertarla? .... Mejor cuando se retire Salvador.
- Hola, Koma y ... ¿Bruja? ¿Qué hace durmiendo aquí? ¿Ya destruyeron la casa? Son increíbles.
- ...
- Oh, jaja, esta bien. Solo vine a dejarles la comida, me dijeron que los encontraría aquí a esta hora y que alguien moría de hambre... Es ella, ¿Verdad? Hola, Mercy, tengo comida, ¿Crees que se despierte si ...?
- ¡Waah! ¡Comida! - Dijo de manera repentina al levantarse tan rudamente- ¡Gracias, Azathoth! -Tomando la bolsa que se encontraba cerca- Pero mira que tenemos aquí, la comida vino con un Salvador, que mal servicio.
- Hola, Mercy, ¿Cómo estas? ... ¿Todo bien?
- Claro que si, ahora suelta la bolsa.
- Jaja, estas tan animada como siempre. Entonces me preocupe por nada, le diré a la Abuela.
- Si y también dile que le agradecemos por la comida que nos da. No tenemos palabras, mira, me has salvado, jaja. Ahora dame la comida. - Salvador cedió la bolsa- ¡Yep! a comer.
- Bueno ya me voy, no soy alguien deseado -Le dijo mirando a Koma, luego volvió a Mercy- Por cierto, la Abuela dice que deberías seguir el plan que te dio el Alcalde, no ser tan imprudente, solo usar la Hechicería cuando sea necesario.
- ... ¿Cual plan? El Alcalde no nos dijo nada, ¿O si? -Koma negó con la cabeza- Pero no tiene sentido, si nuestro negocio trata de usar la Hechicería. No debería preocuparse, ya dimos voz a nuestro negocio de que una Bruja esta en la ciudad. Ahora solo tengo que esperar a que..
- ¿Le dijiste a todos de que hay una Bruja en la ciudad? ¿El Alcalde te dijo que podías hacer eso?
- No me dijo que no podía hacer. No resulto ser una mala idea al final, la gente se asombro al oír la noticia, seguro que están encantados, ¿Verdad que si, Koma? -Este asintió-.
- ¿En serio? Pensé que no tenias que decir eso, pues a la gente no le agrada la idea de tener una Bruja en la ciudad, después de todo lo que se dice de ellas, sumado con el pánico de hace años.
- Nah, de seguro que ya no es así. No lo tomaron mal, hasta oí decir que dispersarían la noticia. Publicidad gratis.
- Todo esto me extraña. Deberías hablar con el Alcalde. Bueno yo me retiro, en un momento deberías pasar por el restaurante a dejar las contenedores donde te traigo la comida, ya se están acabando. Deberías hacerlo, sin esos no podemos darte comida. Adiós.
- Hmm. ¿Me diciendo que ya no nos alimentara? Koma, recuerdame que nuestra vida alimentaria esta en peligro, mañana vamos a dejar los contenedores.

La fiel mascota que comprendía que Mercy estaba con un poco molesta pues la platica con Salvador solo la distanciaba de la comida, así que espero que acabase de para decirle que tenían que ir con el Alcalde, lo que el niño le dijo. Solo que omitió el dato que explicaba que un niño le observaba dormir durante casi cinco minutos. Cosas raras, mejor no decirle.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.