WELTSCHMERZ - A veces el mundo duele. 06.4

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
133 visitas

Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Cuando llegaron cerca a la tienda de carne ellos se separaron después de coordinar que se encontrarían en el callejón que se encontraba frente de la tienda. Al esconderse bajo las sombras esperaron hasta sentir que era el momento, para ese entonces ya estaba atardeciendo, pues antes de venir a la tienda se desviaron un poco, como era su primera vez del chico en que podía pasear libremente por la ciudad sin ser objeto de las miradas, paso por diferentes tiendas que ya no le rechazaban la entrada sino que ahora les sonreí y le ofrecían a que ingresasen, como quizás fuera la ultima vez, el Perro le permitió dar una vista a todo lo que quería. Así perdieron mucho tiempo, hasta que vieron que ya estaba por atardecer por lo que se encaminaron al objetivo.
Al sentir que ya era momento, el joven salio de la oscuridad, con paso firme, con seguridad y una buena pose, según le había dicho el Perro, caminar de manera decente. Ingreso a la tienda, el dueño le saludo, el le devolvió el saludo con la mano. No hables mucho, le había dicho el Pero. Entonces tomo una pequeña canasta cerca de la puerta para las compras, camino lentamente para observar todo lo que había y determinar que cosas llevar, en su mente no tenia idea de que existía muchos tipos de carnes y embutidos, él creyó que todo eran como una bola de carne, así que le fue muy difícil saber que llevar, así que se deicidio por el volumen hasta llenar la canasta. Entonces se acerco a la ventana que deba hacia el callejón donde estiro los brazos en señal para el Perro, entonces se camino a la caja, pasos lentos, mientras en su mano izquierda tenia la canasta y la derecha se hallaba buscando en sus bolsillos una billetera inexistente, toda va como lo planeado, para que le fuese mas creíble que un perro le robo la canasta, él giro su cabeza hacia la derecha para enfatizar que busca algo. Se escucha el sonido de la campana de la tienda, la puerta se abrió de golpe, ingreso un perro, el dueño se sorprende y antes de que pueda recuperar los sentidos el perro ya se hallaba saliendo de la tienda con la canasta. Dentro se hallaba el joven y el dueño, entonces el joven comienza a maldecir su suerte, el dueño le mira extrañado. Ambos se miran, el joven sube los hombros diciendo "No se que paso", como si eso no hubiera pasado el se retira lentamente.
- Oye, tienes que pagar por eso.
-......
- Tienes que pagar, ¿Qué cosas llevabas? Dilo, sacare la cuenta.
- .....
- No se de que habla, señor, el perro se lo llevo. No pagare por algo que nos robaron.
- Oye, oye, no creas que soy idiota, es obvio que era una confabulación entre ustedes, no es posible que te lo quitase de las manos. Paga.
- No pienso pagar por eso. Hasta me estas ofendiendo al insinuar eso. No pagare.
- Así que no pagaras, eh.. - Sacando una arma debajo de la caja. Cuando vio que cosa tenia en sus manos, su cuerpo se congelo. "Solo es un anciano, ¡ahh!" Sin pensarlo el joven corrió, corrió al ver que el anciano se lamió los labios.- Entonces pagaras con tu cuerpo, niño.- Corrió detrás del veloz escapista, para luego maldecir cuando ya se hallaba lejos - Rayos, otro buen niño que se me escapa, a la señorita Gluttony le hubiera gustado.
El joven corrió hasta el lugar donde habían acordado encontrarse pero no se detuvo, continuo corriendo, al ver esto el Perro le siguió. Hasta que llegaron a la un jardín donde por fin se detuvo, se recostó sobre la hierba y suspiro.
- ¿Qué te paso? Corrías como si te siguiera el Diablo.
- No sabes el susto que pase, el anciano, el anciano quería que pagase ...
- Así que escapaste.
- No solo por eso. El anciano, no se conformaba con el dinero, saco un arma y no solo es ..¡Quería mi cuerpo como paga! Aún siento el escalofrió que me causo sus ojos al verme todo el cuerpo. Dime que no volveremos a ese lugar, ni calle. Mejor no encontrarme con él ni en sueños.
-....
- ¿No dirás nada? Casi muero.
- Bueno eso seria tu fin pero yo ya me había llevado la carne. Al menos uno viviría, así es la vida, dura, con peligros y viejos que te quieren dar amor, jaja. Podrías haber tenido tu sugar daddy, habrías comido todo los días carne.
- No es algo para reírse y no creo que tan solo hubiera comido carne. Rayos, ¿Puedes fingir un poco de preocupación al menos? Por todos estos años juntos.
- Solo soy un Perro..
Ambos se recostaron en el jardín y descansaron, mientras que el joven tenia ataques de escalofríos. Hasta que el Perro levanto las orejas en alerta, fue cuando el joven trato de preguntar que pasaba, pero el Perro movía la cabeza en negación para que guardase silencio. Ambos trataron de esconderse entre las arbustos. Para que viesen a dos personas caminar, un hombre y una mujer con mascara.
- Y ¿Bien?, dime.
.....

Cuando oyeron que se alejaban en dirección hacia la iglesia, el Perro se levanto para preguntar al joven si había oído lo que habían dicho, pero este negó.
- Así que el Padre usara fuego contra fuego, eh. Al final a el nunca le importo lo que pasen con las Brujas, ni cuando llego ni ahora, hace las cosas de manera un poco turbias. Hay cosas que nunca cambian.
- ¿De qué hablas?
- ¿Recuerdas a la Bruja enana que te pidió indicaciones? Pues bien, el Padre enviara a su sabueso para cazarla.
- Entonces hay que decirle, vamos.
- ¿Por qué? No puedes, si quieres ayudarla lo mejor que puedes hacer es seguir en las sombras, vigilar y evitar que las Ratas lleguen a ella, si ellos la detectan nada podremos hacer, el sabueso la cazara. Si te acercas mucho a ella tendrás su olor, si lo tienes, lo mas seguro es que el sabueso también vaya por ti, si eso pasa nada podre hacer por ti. Estarás solo. Pero te diré algo, es estúpido tratar de ayudar a alguien que recién conoces, ella ni se acuerda de ti.
- Pero si tu lo hiciste, me ayudaste cuando nos conocimos por primera vez. Vamos, comamos, necesitaremos energías.
- .... No lo confundas,-Susurro- pensé que hacerlo seria limpiar un poco mis pecados... A quien engaño, somos estúpidos. - Diciéndole al joven- Oye, ¿ no te habrás enamorado de la Bruja?, que adorable es ser joven.
- ¡No!, es una niña, ¿Cómo crees eso? ..... Pero si fuera mayor.
- Oh, entonces te sorprenderías de la realidad.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.