Mi primera vez

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
8414 visitas

Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Era en la época de la adolescencia, donde todo se explora y se experimenta, teníamos que hacer un trabajo de clase, mi amiga y yo quedamos en su casa, aquella tarde estaríamos solas, estábamos con la tarea cuando paramos a merendar ... de repente ella me dio un beso en mis labios, me quede parada, inmóvil, no supe reaccionar, me miro y me dijo, ¿ No te ha gustado ?, respondí, no sé, es la primera vez ... se acercó y me volvió a besar esta vez más despacio, recuerdo aquel beso, esponjoso, suave, dulce, su mano en mi pecho acariciándome, me puse tensa pero no quería que parase, o seguíamos besándonos, tocándonos, me llevo al baño, hecho el pestillo y empezó a quitarme la ropa, totalmente desnuda y me besaba y acariciaba, se puso de rodillas y empezó a lamer mi sexo, yo abrí las piernas casi de inmediato, empecé a sentir su lengua devorándome, un cosquilleo penetraba en mi interior, lamia, chupaba y succionaba mi clítoris, de repente su lengua entró dentro de mi sexo, lamia y lamia, se escapó un grito ahogado de placer, agarre su cabeza y hundí su cara en mi interior, madre mía me gustaba, me gustaba mucho como me lamia y penetraba con su lengua, yo era virgen aquella era mi primera vez, se incorporó y me beso, tenía un sabor salado pero dulce al saborear, sus manos en mis pechos, mientras me apretaba contra ella, de repente su mano bajó por mi abdomen hasta mi sexo y sus dedos acariciaban mi clítoris que lo sentía palpitar, hinchado, jadeaba y gemía en su boca así silenciaba mis gemidos, siguió tocándome, sentía como mi estómago se llenaba de calambres, poco a poco hundía más su mano en mis adentros, levantó mi pierna y me hizo ponerla encima de la taza del inodoro, estaba totalmente expuesta, a su merced, abierta, me pregunto si continuaba o quería que parase, asentí con la cabeza y me abrí más de piernas deseaba que continuara, introdujo sus dedos dentro de mí y empezó a masturbarme con ritmo, al principio me dolía pero poco a poco ese dolor se convertía en placer, agacho su cara y lamia mi clítoris al mismo tiempo, de repente sentí como una explosión de placer, una mezcla de calor y frenesí, dios que bueno, gemía y gritaba de placer, se levantó y me volvió a besar, sonrió y me dijo : ¿ Continuamos con la tarea ?, me vestí y volvimos al trabajo de clase, no podía dejar de pensar en lo que había pasado, estaba en una nube, me encantó la experiencia ... ¿repetí?


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.