Me llevó al lado oscuro

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7776 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

No nos conocíamos en persona solo por mensajes y videollamada, yo no me fiaba mucho de él, pero él insistía en que quería que jugáramos que era inofensivo y que por probar no perdíamos nada, poco a poco fue llevándome a su terreno, sabía perfectamente lo que tenía que decir para que yo fuese aceptando, lo primero que me ordenó fue que comprase un plug anal, él decía cuando lo tenía que llevar y cuando no, la idea me excitaba mucho, me decía como debía de vestirme para la videollamada, y me gustaba el plan, poco a poco fue ganándose mi confianza, y me enseñó cómo tenía que tocarme, cuando debía de correrme y o cuando tenía que acabar, me pedía que llevase el plug y que me pusiera mallas apretadas, y mucho escote, su voz sonaba grave y profunda y muy seguro de sí mismo, era oírle y se me aceleraba el corazón, así estuvo preparándome casi un mes, controlando mis orgasmos, controlando mis gemidos y sobre todo a disfrutar de mí, tenía unos squirts brutales, después de ese tiempo propuso una cita real, acepte, quedamos en el hotel una mañana, temprano, yo debía ir con el plug puesto, mallas apretadas blancas y blusa blanca ajustada y con escote ....

Llegué a la recepción del hotel, hice el checking y sin mirar a ningún sitio me dirigí hacia el ascensor, estaba muerta de miedo, no sabía que iba a pasar, sabía que estaba allí y que estaba mirándome, solo deseaba llegar al ascensor lo más rápido posible y rezaba por no caerme en medio del vestíbulo, entre en el ascensor y justo antes de que se cerraran las puertas él entró también, no medíamos palabra, me empujó contra la pared del ascensor me besó e introdujo su mano dentro e mi pantalón y comenzó a masturbarme sin dejarme reaccionar, estaba excitada, nerviosa y muerta de miedo pero me apetecía estar allí, llegamos a la planta y salimos el delante de mi, abrí la habitación y el cerro la puerta, en un Segundo me había empotrado contra la puerta y me besaba y masturbaba como en el ascensor en un segundo estaba empapada, y muriéndome de placer, se retiró y me pidió que fuese a prepararme al aseo, saqué los juguetes y el aceite que me había pedido, intenté cerrar la puerta pero él no me dejó, ya estaba desnudo, super excitado y mirándome con lujuria, me pidió que saliera del wc y que me pusiera de rodillas sentada sobre mis pies, las manos sobre mis muslos y metió su miembro en mi boca, chupaba y lamia están dura y grande, la saco y me puso a 4 patas y cogió el aceite y uno de mis juguetes, rasgó las mallas hizo un agujero en mi sexo y empezó a masturbarme con el, diossss era maravilloso, que placer, provocaba un orgasmo tras otro, no dejaba de chorrear, un charco inmenso sobre mí, echo aceite en mis nalgas y me azotaba, masajes mi ano y zas me penetro, empezó a entrar y salir dentro de mí una y otra vez, me vivía loca de tanto placer, paro e introdujo su miembro en mi boca, agarro mi cabeza y la hundió con más fuerza, de mis ojos empezaron a caer lágrimas, y de repente paro, me miro y me dijo que si estaba bien, obvio que no, estaba asustada, no sabía que estaba pasando, me pregunto que qué me pasaba, y le dije que él no follaba normal, me dijo que para mi que era follar normal, le dije que en la cama, o sobre algo pero más contacto, se tumbo en la cama y me dijo ven a gatas, ven aquí, me hizo subirme encima de él, sintiéndolo dentro de mi, agarro mis nalgas y me apretó contra el, me beso, y me dijo así es normal para ti, le dije siii, así es normal, me dio una torta en la cara y metió sus dedos en mi boca, me gustaba sentirle dentro, me gustaba sentir como me deshacía y lo empapaba entero, azotaba mis nalgas y cada vez más rápido, un orgasmo y otro y otro, me aparto y me puso a 4 sobre la cama y empezó a penetrar mi culo, bufff me moría de placer, empapándolo todo, cada vez más fuerte, más rápido, más duro, azotaba mis nalgas, tiraba de mi pelo, y me susurraba que día si me gustaba, siii joder así me gustaba, sintiéndome suya, sintiéndome dominada, sometida, me volvía loca, no pares, madre mía, con su mano empujó mi cara contra la cama, dejándome totalmente expuesta, y alzando el culo para él, madre mía, estaba gozando como nunca ... paro, me observaba desde lejos, yo a 4 no me dejaba moverme y volvía a penetrarme, una y otra vez, deshaciéndome hasta que no pudo más y exploto dentro de mí, sentía como bombeaba y como gemía y gritaba al sentir su orgasmo intenso, me dio la vuelta y me abrazo y beso con cariño, así fue como viví mi primera vez como sumisa, tener Amo me hizo descubrir un mundo nuevo !!


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.