Se hace camino al andar (I)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
309 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

Queridos lectores, son mis primeros relatos, vuestra opinion me interesa mucho para mejorar y crecer, me comentáis? Sobretodo que funciona y que no tanto? Yo muy agradecida de antemano :D.

 

 

 

Ahí estoy yo, en el aeropuerto, el hombre de mi vida, esta a punto de desembarcar del avión, y vamos a empezar una nueva etapa juntos. Estoy en Bilbao, una ciudad del norte de España, lo consideran uno de los aeropuertos mas complicados para aterrizar. No esta claro si el aeropuerto va a permanecer abierto, hay una tormenta, que se esta poniendo negra, y el vuelo llega ya con retraso. Y me pongo a pensar, con todo los arribas y abajo de mi vida, paro la mente y me digo, nada, si, muchas lecciones aprendidas eso es todo, y la principal es que las cosas pasan cuando y por que tienen que pasar. Asi que me voy al bar, me pido un vino y me pongo a pensar en mi vida.

 

Veo una muchacha llorando, llora, me dice que su chico le acaba de dejar por teléfono, con un mensaje de texto, y le ofrezco unos kleenex y le escucho toda la historia, que se las trae, y cuando me termina de contar , le pregunto, ¿de verdad crees que alguien capaz de dejarte por teléfono se merece tus lagrimas? Llora, que las lagrimas te curen y aprende a quererte a ti primero y a tu situación mas, y a estar siempre luchando por tu alegría, y haciendo lo que haga falta para ello.

 

Me mira y me dice; Claro, es fácil de decir,

 

A lo que la miro a los ojos y le digo, Si tu supieras, termino con un suspiro que es medio sonrisa,

 

A lo que ella me responde, sorbiendo los mocos, ¿Me quieres contar tu historia a cambio?

Yo pienso, mal no va a hacer y total tenemos tiempo, nos presentamos formalmente, mi nueva amiga se llama Camila, asi que nos invito a dos vinos y unas aceitunas y le empiezo a contar.

 

Yo que soy de Bilbao, pase una temporada trabajando el Barcelona, hice amigos y siempre supe también que ese sitio no era mi sitio para siempre, estaba siempre con necesidad de algo y no sabia que, el trabajo no me llenaba, los amigos tampoco, y los dias pasaban. Lo que si que me encantaba era el monte e irme de paseo. Melisa , una de mis mejores amigas con la que solía ir de paseo, me hablo de un amigo. Me contó que este muchacho se dedicaba a viajar por el mundo, Sudamérica sobretodo, y que cuando estaba en Barcelona, organizaba paseos por el monte, para que la gente conociera su zona disfrutando. Melisa decía que era muy majo, pero que ya era hora de que se asentara, a mi, solo de conocer su historia me intereso.

 

Y me quede esperando a que volviera de su viaje, y estuviera con ganas de organizar otro paseo. Pasaron meses, yo a ratos me acordaba de el. Y por fin llego el dia, Mel me aviso de que Jorge estaba de vuelta y organizaba otro paseo. Asi que allí fui, y el chico me hizo gracia estaba super contento, y burbujeante, y me contó que tenia pareja, y que habían estado de ruta por Europa en una autocaravana, la idea del tipo romántico que vagabundeaba solo por Sudamérica me choco tanto con lo que vi de chico que viajaba en autocaravana por Europa con su pareja, que el mito se me cayo algo, perdí algo de interés. Me olvide de el, conocí a otras personas, algunos mas interesantes , otros no tanto, unos permanecieron por mas tiempo en mi vida y otros por menos.

 

Jorge y yo seguimos quedando, a lo largo de los años, y el me seguía atrayendo, pero, yo sabia que no era para mi, asi que en ocasiones verle era un quiero y no puedo. Nos hicimos amigos, y el me contaba de sus planes con sus amigas, eran planes estupendos y divertidos y hacia cosas que me hubieran encantado hacer con el. Hasta que se fue a Africa y nos contó que de Africa igual iba a Canada, que estaba ligoteando con esta chica y que se iba para allá a verla.

 

Ahí, ya fue para mi el punto de inflexion, el punto de, ya es hora de que deje de buscar fuera, lo que me merezco darme a mi misma. Asi que tras muchas dudas, me prepare para irme de Barcelona, Melisa había conseguido una beca para Estados Unidos, decidí que en vez de seguir las aventuras de otra gente, era hora de escribir mis propias aventuras.

 

Tenia un noviete, Alejandro, en aquella época, y dejamos de salir, para mi estaba claro, era un cerrar del todo una etapa que no funcionaba. Y en ello me centre, en estas, que mientras yo cerraba todas las cosas que tenia por Barcelona, Jorge me propuso quedar para su cumpleaños, y yo, sin darle mas vueltas, ahí que me plante encantada de salir al monte y airearme. Para que contaros, fue un dia estupendo y perfecto de primavera, paseamos, anduvimos, y hasta que me beso. Yo no me lo podía creer, el hombre que mas me gustaba de este mundo, el hombre que me atraía tanto, resulta que yo también le gustaba. Estaba emocionada y decidí no pensarlo demasiado, decidí disfrutar del momento. Y la noche fue un desastre, estaba yo tan nerviosa, queriendo causar un buen impacto, que no conectamos, mi gozo en un pozo.

 

Me fui de Barcelona con sentimientos encontrados, con sensación de dejar cosas inacabadas y a la vez ganas de la nueva etapa. A ratos con sensación de huida, mas que de ir para el futuro. Este viaje trataba de organizarme yo, de hacerme dueña de mis decisiones, y tenia yo la sensación de que todo lo que hacia era reaccionar al entorno, pero nunca conectar conmigo. Estuve de viaje por Estados Unidos. Quede con Mel y nos fuimos al monte, ahí, todo funciono, fuimos la pareja de viajes perfecta, disfrutamos del monte y de la compañía mutua, y yo pensé, ojala todas mis relaciones fueran como esta. En estas que publique unas fotos en redes sociales, y Jorge comento en ellas y empezamos a hablar otra vez.

 

Le conté que iba yo a dar el salto a Sudamérica, que ya era hora, y me comento que el iba para allá, que si quería quedar. Mi mente y mi corazón se pudieron a mil por hora, que si quería quedar? Claro! tal que quedamos, y viajamos por Chile, me presento a la familia de su ex-mujer, menuda tension para mi, yo que me moría por sus huesos, en la familia de su ex. Fueron dias tensos, yo necesitaba una amiga para hablar y no encontraba el momento, en todas partes había familiares de la ex mujer, estaba yo preocupada, intentando quedar bien con ellos, que era su invitada, intentando estar a bien con Jorge, y no entendiendo por que el no estaba con ganas de hablar conmigo, parecía que nada de mi le gustaba. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.