Se hace camino al andar (III)

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
175 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

Sigues ahí Camila, ¿le pregunte? ¿Te esta interesando?


Camila asintió, y solo dijo; Sigue por favor.

Yo iba mucho a andar, me encantaba el agua, y le hable de las pozas de agua caliente que estaban a cuatro horas andando de distancia, si teníamos suerte, alguien nos acercaría, si no teníamos suerte, seria un paseo. A el le pareció divertido, asi que nos preparamos unos bocatas y algo para beber y allí nos fuimos. Fue un dia estupendo, muy divertido, encontramos un coche que nos llevo en una dirección un tramo, y allí que llegamos a las termas, eran muy sencillas, eran termas naturales, por supuesto había un sitio de pago, y las naturales eran estupendas para mi, al principio estaba yo con miedo, miedo de que no le gustaran, miedo de que no fueran suficientes para el, y asi se lo conté. El me tranquilizo, que de lo que se trataba era de estar juntos y disfrutar, y eso me gusto, me gusto mucho, la chispa que había sentido unos dias, se convirtió en fuego. Yo miraba mucho al cielo, para soltar esa energía, para soltar esa tension, y el me miraba y se reía, yo por dentro pensaba, ¡cabrón que me lees la mente!

 

Esa noche, volviendo para la casa, se nos hizo algo mas de noche de lo esperado, llegamos a casa con frío, para mi, el momento se estaba disipando, lo habíamos pasado muy bien, como dos amigos, y con bromas, pero nada mas. Asi , que con la noche y la oscuridad, yo pensé que eran tonterías mías. Llegamos a la casa y hacia frío, yo estaba cansada y malhumorada, con frío. Llegue y de la misma me puse a calentar una sopa, y decidí que era dia de tomarme un vino caliente también, en general no suelo ser de alcohol, era la primera vez que cogía una botella de las de mi padre, lo calenté, con canela y algo de fruta, como hacen en los mercados de navidad de Alemania, pese que ya era hora de darme un premio, ya que nadie mas parecía que me lo iba a dar, estaba yo algo desilusionada con Jorge, y con la situación. Tenia yo tantas expectativas, tantos años, y ahí estábamos juntos, pasando buenos dias, con bromas, con intimidad, pero sin terminar de dar el paso a la relación que yo esperaba que surgiera.

 

Esa noche yo callada, me bebi la sopa, y empece a beber el vino, ambos calentaron mi alma y mi cuerpo, y decidí que era momento de salir a hablar con la noche. Me cogí una manta enorme y superficialmente le dije a Jorge que me iba a ver las estrellas.

¿No me invitas?, me pregunto

No, le contesté, y salí.

 

Ahí, con la luna y las estrellas como testigo, llore, llore por todas esas ilusiones, llore por toda esa energía usada en hablar con el, por todos esos años de suspirar y me plantee, he perdido la ultima oportunidad de ser madre, me he centrado en el, en que en el estaba la respuesta, y no lo esta, somos demasiado parecidos, somos demasiado iguales, seremos los mejores amigos, pero nada mas.

 

Asi que llore y llore, pensando, las lagrimas son la solución salina del cuerpo, que curan las heridas, asi que seguí llorando, por todo el pasado ya, lloraba por todas las cosas que había hecho esperando cosas del resto, llore por todas las veces que me creí que no era suficiente, llore por esa pequeña que esperaba que otros la quisieran, llore, como no había llorado en tiempo. Me olvide de donde estaba, me olvide de todo, y me centre en mi. En esto, que agotada, me quede dormida. Abrazada a la manta.

 

Me desperté al albor del amanecer, estaba muy confusa, me costo un rato entender donde estaba, al mirar al rededor, ahí le vi, ahí estaba Jorge, con cara de no haber dormido demasiado, le mire confundida, y le empece a decir que gracias, que habían sido dias muy interesantes, y que empezaba a necesitar mi espacio.

 

El levanto una ceja y me dijo, ¿quieres que me vaya?

Y le conteste, si, va siendo hora de que me centre en lo importante.

 

Y me pregunto, ¿que es lo importante?

A lo que conteste, mi futuro,

Y me pregunto, ¿y por que no miras a los ojos del futuro, en vez de estar tan preocupada por detalles que no tienen importancia?

 

Mis pupilas se dilataron, ¿como?

 

Maria, he venido aquí para estar contigo, con como quisieras estar, para ver que podía pasar, para explorar como estar juntos, y llevas todos estos dias preocupada en que me guste el sitio, en que me gustes tu, en vez de estar aquí conmigo, celebrando que estamos juntos.

 

Yo he venido a estar contigo, a ser tu pareja, y me rompe el alma, verte preocupada por detalles que no tienen importancia y sin casi mirarme a los ojos. Las aguas termales están muy bien, cocinar juntos es divertido, y lo mejor, son los ratos de estar en silencio, y lo mejor son los ratos de hablar del futuro, y lo mejor, es esos ratos cuando crees que no te veo mirarme. ¿Por que te sonrojas? ¿Por que no te quedas mirando?, ¿por que no te acercas y coges lo que es tuyo ,lo que te ofrezco? Eres mía y yo soy tuyo desde el principio, todo lo que ha estos dias, ha estado genial, pero lo mismo me hubiera importado si nos hubiéramos quedado en casa todos los dias. Lo que yo quería era verte, y ver como de compatibles somos, y lo tengo claro desde el primer dia. Lo somos. He tenido mis dudas, por que te veía dudar tanto. He tenido mis dudas, por que cuando me comprometo, lo hago, y contigo, es lo que quiero, por que se que puedo tener un compromiso de estar juntos y lo que quiero es que sea juntos, sin dependencias, amándonos ambos, y teniendo ratos para nosotros, y ratos juntos, y eso es lo que he visto estas dos semanas, que podemos hacerlo, que nos sale natural, que lo necesitamos. Solo falta que tu lo veas.

 

Me quede de piedra, me quede tan sorprendida. ¿Como había podido estar tan ciega, como era posible que no lo hubiera podido ver venir, como era posible? Asi que he pasado de solo mirarle a el, a solo mirarme a mi, suspire.

Respira Maria, respira, que me gustas mas cuando tienes aire dentro de tu cuerpo y respiras y la sangre fluye por tu cuerpo. Me dijo Jorge.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.