Una cita muy intensa

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5782 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Estaba nerviosa por fin iba a conocerle después de semanas hablando por chat, habíamos quedado a tomar algo en el centro de la ciudad, yo iría en trasporte público y el acudiría en su coche escapándose un momento del trabajo .... me pidió que le avisara un par de paradas antes para el llegar a tiempo, así lo hice.

Llegué a la parada en la que habíamos quedado y mis piernas temblaban, estaba súper nerviosa, de repente a mis espaldas oigo que me llaman, pero sigo caminando, era insistente así que me giro y era el, había bajado en la misma parada que yo, iba dentro observándome casi me da algo, se acercó a mí y me agarró de la cintura apretándome contra él y me dio dos besos en la cara lentamente ... uffff era más alto que yo y eso me imponía, seguimos caminando y nos dirigimos algún lugar más tranquilo, entramos a un bar, para charlar tranquilamente, había mucha gente pero a nosotros no nos importaba, no dejaba de mirarme, estaba nerviosa pero segura de mí misma, le miraba intensamente, y mordía mi labio, le ponía muy nervioso, esa era la idea, provocarlo un poco y aumentar el deseo, me pidió que fuese al W.C., quería observarme andando, me daba mucha vergüenza así que se levantó y fue el primero y yo le seguí, al llegar a la puerta me dejo pasar a mi primero, me beso, era un beso pasional, agradable, intenso y con ganas, acariciaba mi pecho y lo oía gemir, apretaba mi cadera contra él, sentía su brutal erección, me di la vuelta y posé mis nalgas en su miembro, buffff me recorrían escalofríos por dentro, beso mi cuello y apretaba mis pechos dejándome sentir toda su erección, me empujó al W.C. de las señoras y cerró la puerta, comenzamos a besarnos más intensamente a devorarnos las lenguas, yo me empapaba a medida que sentía su lengua rozar la mía, mordía sus labios y mis gemidos eran cada vez más seguidos, metió su mano en mi pantalón y rozaba mi clítoris por encima de mi braga, me volvió a girar y me coloco frente al espejo del lavabo y nos miramos, bajo mi ropa y se arrodilló, al agacharse descubrió que llevaba puesto el plug anal y enloqueció, comenzó a lamerme y absorber mi clítoris metiendo un dedo dentro de mi, me temblaban las piernas, y sentía como me iba y me dejaba ir, un orgasmos intenso en su boca, todos mis jugos chorreando en su cara y él se relamía, lo disfrutaba, seguía lamiéndole y adentrándose en mi con sus dedos, me susurraba que le encantaba mi sabor y que tanto había deseado probarlo, y así consiguió que llegara el segundo orgasmo, más intenso, se escapó un gritó ahogado, apreté mis manos contra el lavabo y mis piernas comenzaron a temblar, no dejaba de lamerme, era maravilloso, y aún recuerdo el sonido de su lengua, su boca absorbiendo mis jugos .... se levantó y me giro besándome súper satisfecho y compartiendo mi sabor conmigo, acariciaba su miembro cada vez más duro, deseaba lamerlo y chuparlo, pero de repente alguien quería entrar al aseo, nos separamos y se lavó y recompuso su ropa, dejando evidencia de su tremenda erección, medio una palmada en el culo y me dijo te espero fuera no tardes, me quede arreglándome y aseándome y salí a la calle, allí estaba de pie mirándome, me agarro de la cintura y me susurró tócame por favor, mientras nos dirigíamos a la parada donde yo tenía que marcharme, al pasar la mano por su pantalón, la erección era brutal, estaba tan duro que parecía que iba a explotar, bajamos los escalones y volvió a besarme como si no hubiese un mañana, susurrándome que le había encantado y que desea verme pronto de nuevo y se marchó, yo iba caminando y mis piernas seguían temblando y había conseguido volver a humedecerme .... buffff era una sensación maravillosa ... espero volver a verle pronto .........

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.