Me dejaste con ansia de ti

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3304 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Me dejaste con esa ansia de ti y recogiendo con mi lengua todo lo que chorreaba de ti.... así que después de chuparte de arriba a abajo y recorrer con mi lengua cada parte de tu piel hasta llegar a tu potente polla... me quité la camisa. Por la cual ya se vislumbraban mis pezones duros, puse tu polla entre mis tetas y empecé a moverla entre ellas... arriba, abajo, arriba, abajo.
Mientras seguía de rodillas tú me agarraste del pelo y me hacías seguir tu ritmo. Se te marcaban las venas por supuesto... era potente y casi no me cabía en la boca.
Me tocabas las tetas, con ganas, incluso con un poco de violencia y me levante. Bajé tus pantalones y me quitaste las bragas. Me metiste la mano y notaste lo mojada que estaba... muchísimo. Me tocaste extendiendo tus fluidos por todo mi cuerpo. Cuando se te gastaba sacabas más, gemías cada vez. Solo quería que me la metieras. Fuerte.
Siento lo grande que estaba. Así que me diste la vuelta, me apoyaste en tu sofá y desde atrás me la metiste. Yo la notaba dura, muy dura y tú me notabas mojada, muy mojada.

Me tocabas las tetas mientras tanto y se movían al ritmo de tu fuerza, de tus embestidas. Yo gritaba, gemía y pedía más. La notaba entera, hasta el último milímetro cuando apretabas. Entera... y dentro. Me diste la vuelta, me tiraste al sofá y me la metiste. Rápido, increíblemente fuerte, rebotaban mis tetas mientras lo hacías.
Y totalmente abierta para ti, te rogaba que me follaras y que lo hicieras fuerte. Y cada vez lo hacía con más fuerza. Me comportaba como si fuera una diosa del sexo. Y a ti más te ponía.
Gimiendo, y relamiéndote.
- Marcos, fóllame, fóllame.
Eso gemía, sin parar.
- No pares. Hazlo más fuerte. Siente lo mojada que estoy. Por esa polla que tanto me pone. Sigue, sigue. No pares. Me pones muy muy cachonda.
Estabas teniendo escalofríos y de repente empezaste a correrte de placer. Chorros salieron sin parar hasta quedarte seco.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.