PROBANDO LA VIRILIDAD DE MI JEFE

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
10812 visitas

Recomendación:
Lesbianvideos.co - Videos a diario de relaciones íntimas entre mujeres

Está vez les contaré cómo me cogí con mi jefe de la manera más loca, pero para llegar ahí debo retroceder unos 3 meses, recuerden que trabajo en KFC, dentro del restaurante manejamos varios turnos y los últimos meses tuvimos el mismo turno el jefe Jhon y yo, de momento me molestaba y yo me dejaba, definitivamente en el trabajo reinaba un ambiente excitante entre nosotros, pero nunca hicimos algo muy prometedor y llegué a imaginar que era precoz o cosas así.

Lo trasladaron a otro restaurante y hablamos por unos días por WhatsApp yo quería saber si había algo más o simplemente era alguien para tener encuentros rápidos, empecé a enviarles fotos provocadoras, algo discreto pero sexy, y el solo decía: Ush que rico, déjame ver más, entonces empecé ha subir la intensidad de las fotos, hasta que me dijo que saliéramos.

Nos vimos en un café a las 10 de la mañana, se que no es una hora habitual, pero tampoco hay un horario definitivamente no lo hay, yo llevaba puesto un vestido en hilo ajustado al cuerpo, llevaba un abrigo de paño negro, debajo usaba un hilo pequeñito, unas medias de liguero, unas botas sexys ardida de la rodilla, y use un poco de brillo labial que aplique con el dedo entre el ano y la entrada de la vagina, él estaba con su uniforme de trabajo ya que tenía turno en la tarde, no es un hombre muy apuesto, pero si está muy bien dotado, fuimos caminando hasta la zona de los moteles y entramos a uno que es muy conocido en la ciudad.

Cuando entramos la persona que nos dirigía nos preguntó que si deseábamos algo, pedí dos sodas y pedí una chupeta, quería que fuera de color rojo, a los 5 minutos ella llego con todo, mientras tanto Jhon se fue quitando la chaqueta y soltó el maletín en el piso, me dirigí hasta él con la chupeta, mientras la metía en mi boca y le dije que se arrodillara en el piso junto a los pies de la cama, subí mi pierna a la cama frente a él y me pase la chupeta por mi vagina corriendo un poco el hilo que llevaba puesto y la volví a chuparla, y le dije:

Quiero que pases tu lengua por mi vagina, y así lo hizo, que sensación más deliciosa, le pase la chupeta, la lamió, me lamió y luego empezó a pasar la chupeta por mi vagina, de arriba hasta abajo varias veces, la chupaba y volvía a repetir la maniobra, yo empecé a sentir que no iba a durar mucho tiempo de pie, volvió a pasar la lengua sube por mi clítoris, se puso de pie y me llevo hasta la puesta de la habitación, fue quitándome el abrigo mientras restregaba mi culo contra su pantalón, subió un poco el vestido y contra la puerta, saco su pena y me penetró desde atrás, fue delicioso, así duramos unos minutos, ya me llevo a la cama y me quito el hilo, yo me quedé con el vestido y las botas puestas, se veía delicioso en el espejo de la habitación que era media pared, saco la chupeta de la boca y empezó a pasarla por mi vagina hasta que empezó a meter la chupeta y a masturbarme con ella, a veces la sacaba y la chupaba y otras veces me ponía a qué yo lo hiciera, el proceso fue delicioso, tomé el control y se recostó, empecé hacerle un oral, su miembro me gustaba tanto, la chupaba de arriba abajo, la lamía.

Había en la habitación uno de esos muebles del amor, me quito el vestido y las botas, me dejó las medias, se recostó y me subí de frente a él y empecé a cabalgar, le agarraba lo senos, duro suave, los acariciaba y los chupaba, se metía entre ellos, empecé a sentir el primero orgasmo, puse mi frente sobre la de él y me deje llevar, agarro mis caderas y empezó a moverse desde abajo muy rápido, sus huevos me pegaban contra mis nalgas, era delicioso.

Me baje y ahora yo me puse abajo, de su maletín saco un pequeño frasco de color rosa, tenía un pequeño aspersor, pero lo quito, me abrí de piernas y el puso un líquido el mi vagina, busco el chupete, y con el me esparció el líquido, puso su lengua en mi vagina, se sentía caliente, al principio me retorcía un poco, era una sensación nueva, pero era tan rico, siguió y con los dedos abría la vagina, y trataba de meter la lengua lo más profundo que podía, yo tenía duro y mi respiración se cortaba con cada vez que chupaba mi clítoris, empecé a llegar y más metía su lengua, sentía que se empezaba arquear mi espalda, y me ayudaba acariciarme los senos hasta que llegue, me incorpore y me puse de perrito me penetró y yo aún temblaba un poco por el orgasmo, unos minutos después y después de movernos a ritmo sentí como su pene palpitaba adentro mío, lo saco y sobre mis nalgas sentí un chorro caliente de semen.

Unos 10 minutos después comenzó nuevamente, pero esta vez metió un dedo, luego dos a un buen rito en mi vagina, yo tenía y jadeaba delicioso, luego metió un tercer dedo y yo sentía como ocupaba todo el espacio dentro mío, con la otra mano tocaba mis senos, hasta que trato de meter el cuarto dedo, empecé a sentir que llegaba a el orgasmo, Jhon solo sacó sus dedo y me penetró, duramos en misionero un buen rato hasta que llegó dentro de mi mientras yo tuve mi último orgasmo, nos quedamos ahí un rato mientras todos esos fluidos se escurrían desde adentro, y así deje de tener dudas sobre mi jefe.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.