Mi forma

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
195 visitas

Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

Puedo percibir como mi persona vive del decaimiento y quizás a ti te basta con pensar que miento. A veces observo tus reflejos en las sombras de la sala oscura, mientras la hipnosis me lleva a recordar los juegos sexuales descarnados. Hay tardes plagadas de aburrimiento, en las que no están tus figuras absortas, las mismas que esperan con placerel el colapso del mudo, sin aprovechar el sueño de despertar junto a nuestros mundanos recuerdos.

Nunca ha sido mi intención que descuides nuestros pensamientos ni sentidos, mucho menos busco el descaro del engaño en las madrugadas de los sonámbulos desterrados del paraíso. Pienso cada noche en que recites mis fantasías con tus parpados aventureros y trates una vez más de entrar a mi organismo que a veces suele ser tan nocivo. Me esfuerzo en serio, doy todo de mí para que te quites la vida por mis pensamientos pero por lo general el temporal destruye los espacios de utopía de la obsesión cultural. No me cortes el cuello antes del rezo final.

Ingreso por las puertas que han sido clausurado hace un par de siglos y me arrodillo directamente frente a tus lamentos. Estoy tirado a los pies de los seres que deciden mi sacrificio. Soy el senil infarto de las esperanzas de la pobreza de un país entero. Me perturban las ideas del pasado, los recuerdos, los momentos, las ilusiones que te desgarraron los brazos. Cuando comienzo a revivir, tu sangre negra cae en mi rostro como el llanto de una viuda joven y amarga. La pestilencia que tanto amo de ti es el recado de tus padres que aún claman por tu alma en el altar de los ángeles del desperdicio.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.