El desprecio social

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
356 visitas

Marcar como relato favorito

Primero que todo debo saludarlos como el hombre común y corriente que siempre he solido ser, para después tomar una escopeta y rebanarles la cabeza, viendo la belleza de sus interiores expandirse por las calles sucias de la localidad del pueblo en el que nací. Todos hemos ayudado a romper veredas con sangre para hacerlas cada día más sucias y prohibidas ¡Señor alcalde ya maté a mi familia por sus malditas promesas! Necesito el bono para seguir respirando en tubos de oxígeno como usted nos prometió a mí y a los pobladores que siguen agonizantes.

Los sueños se acabaron y fueron remplazados en las avenidas por sabanas que esconden bultos sin sentimientos ¡Muerte a los ogros y sus alimentos sofisticados! Bienvenidos a la estación de tren sin adolescentes, los que quedaban se suicidaron cuando les cancelaron sus cuentas alimenticias. Ahora solo quedan muchos ancianos a punto de morir, los que volvieron a reunirse para tomar el té en las plazas junto a las aves que cantan y que no cumplen años ni muertes. No tienen paraíso ni entierro porque son aves que simplemente vuelan durante las canciones de invierno.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed