Divisiones marítimas

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
87 visitas

Marcar como favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Hola hermanos de la segunda y tercera división mundial, he vuelto a ver sus caras luego de atravesar el largo mar indestructible y puedo entender sus rostros de sorpresa porque muchos saben que desde mi nacimiento nunca he interiorizado la ciencia del nado - pero aquí estoy - al borde de la muerte.

Aquellos humanos entrenados para la mimetización más salvaje me han aterrorizado con sus fuciles en la cabeza: diversos sinónimos de interminable enemistad de guerra. El sudor frío de mis cuestionamientos son reflejos de lo eterno, junto a los disparos a los que he sido expuesto por no compartir lo natural de las naciones de ultra derecha. Los fucilados que han sido escondidos y declarados responsables por la humanidad, son el resultado del entrenamiento de los malditos militares engreídos de tanto mar podrido.

¿Qué les sucede a los seres inundados de la miseria marítima? He gritado mil veces en sus caras y no han querido percatarse del hundimiento de sus ideales. Las ganas de cruzar naciones en grandes embarcaciones parece superar frenéticamente al amor por sus familias empobrecidas que aún los esperan con sonrisas heroicas dibujadas en los rostros del hambre.

Las libertades han sido cerradas y en cambio han sido puestas las barreras limítrofes. Los hombres se han creído con poderes increíbles que hablan de divisiones, denotando un juego material con el elemento que nos nutre y que construye la fuerza natural. Parecen estúpidas aberraciones de ciudadanos sordos del razonamiento que se suicidan con más fuerza a cada segundo.

Hemos visto las esencias del prototipo tarado que sigue suponiendo los triunfos de guerras antiguas, las que corren en contra de nuestros propios beneficios existenciales. Se mantienen los motivos para que los cerdos fabriquen orgullo artificial frente a las guerras limítrofes: luchas que se potencian hasta la actualidad por niños armados y sin cerebro.

Las antiguas guerras se recomponen como futuro, sin pensar en los pobres niños que por mientras no tienen de que alimentarse.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.