Hambre de Ti (parte 3)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2967 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

PARTE 3

De repente soltó mi cabello y me dijo ven aquí nena, así que me puse de pie e inmediatamente me besó desaforado mientras arrancaba mi blusa y mi falda salvajemente, luego quito mi brazier desabrochándolo con una sola mano, mientras con la otra agarraba mi trasero y entonces me empujo sobre la cama, dónde por último me quito las bragas y sosteniéndolas en su mano derecha de manera triunfal dijo:

- Estás me las quedo yo nena!! Y las lanzo sobre su chaqueta que estaba en el piso junto con todo lo demás que ya habíamos arrojado por toda la habitación.

Comenzó a gatear por la cama sobre mi besando mis senos y jugando con su lengua en mis pezones, besaba todo mi cuerpo mientras subía, yo ya no resistía más, ¡necesitaba que me penetrara ahora mismo! Y le dije entre jadeos:
-Ya no aguanto más!! Métemelo!! Hazlo ya amor, por favor!! Te necesito dentro de mi...
Y estaba terminando mi frase, cuando de una embestida me lo clavo todito hasta el fondo y exhale un profundo suspiro, mis piernas estaban rodeándolo y con mis manos acariciaba su suave cabello castaño, mientras él se movía rítmicamente de forma increíble, estaba invadida de placer, quería más y más, sin darme cuenta no podía contener mis gemidos de placer y eso a él le encantaba, ya llevábamos un rato así y él estaba besando mi cuello, mi rostro, mis labios, mientras me penetraba intensamente, no pude más y me retorcí de placer, fue una explosión de sensaciones y sin querer rasguñe un poco su espalda, toda mi piel estaba erizada, pero el era mi adicción y yo aún quería más, él estaba sonriente observándome y acariciando mi desordenado cabello mientras tomaba un pequeño respiro.

El se tumbó a mi lado y subió sus brazos metiendo sus manos bajo su cabeza de forma muy relajada, yo mientras tanto aproveché para hacerme sentada sobre él, y lentamente introducir ese delicioso pene que me volvía loca dentro de mí, y comencé a moverme primero lentamente y luego fui aumentando el ritmo más rápido, a él se le escapaban unos sutiles jadeos con cada sentón que me excitaban muchísimo más, y él me decía con su sensual y agitada voz:

-No pares por favor!!!

Pensé, pero... ¡¡Si yo no quiero parar!! Yo tenía razón esto era el cielo.
El sujetaba y apretaba mis senos mientras yo me movía, luego ponía sus manos en mi delgada cintura y en ocasiones bajaba una de sus manos para darme nalgadas, no puedo explicar porque pero se sentía muy placentero; de alguna forma estábamos tan sincronizados en este delirante placer que mientras seguía moviéndome me incline sobre su pecho sabía que iba a correrme de nuevo y el también, rodeó mi espalda con sus brazos sujetándome contra su pecho y comenzó a embestirme fuerte muy rápidamente y entonces sucedió! nos corrimos al mismo tiempo, yo gemía de placer, me estremecía y él me tenía aprisionada contra su pecho, mientras yo sentía la explosión de su semen caliente dentro de mí, que ya estaba comenzando a escurrirse.

Exhaló un profundo aaah.... Y yo aún acostada sobre su pecho escuchando el latir de su corazón, sentía mi cuerpo, mis piernas temblando aún de placer.... Fue entonces cuando me miro a los ojos y muy sonriente dijo:

- Cariño... yo solo venía a invitarte a almorzar, pero te comiste el postre primero, por cierto...Tenias hambre??

Y le respondí:
- Si, y mucha!!.....Tenía hambre de ti!



~paradise~


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.