Masturbación prohibida

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6748 visitas

Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Estaba en un campamento compartiendo habitación con cinco chicas, me sentía aburrida y me puse a leer relatos eróticos, me caliento muy rápido y solo con leer el primero ya sentía que estaba completamente mojada, bajé con mis dedos por debajo de mis bragas para comprobarlo y al sentir mi vulva mojada me calenté más, empecé a tocarme mientras seguía leyendo, relato tras relato. Ya mis compañeras estaban dormidas, pero yo me encontraba en una litera de arriba y no podía moverme mucho ni hacer ruido, no quería que me descubrieran. Llegué a un punto en que no podía más, quería masturbarme fuertemente, pero me cohibía mucho y seguía tocándome suavecito.

De repente apreté fuerte mi clítoris y sentía como palpitaba, mi sexo me pedía más, ya no pude seguir leyendo, dejé mi celular a un lado y empecé a concentrarme solo en mi vulva, mientas por mi mente pasaban las escenas de los relatos que acaba de leer. Acariciaba suavemente los labios con mis dedos, y subía hasta el clítoris haciendo movimientos circulares lentos. Empecé a darme cada vez más fuerte mientras mordía la almohada, me moría de ganas por gemir como gatita, me excita escuchar mis propios gemidos. Ya no podía más de placer, me puse boca abajo, porque soy dominante y siempre acabo estando arriba, seguía dando movimientos circulares, está vez bien fuertes cuando de repente se me nubló la mente y mi clítoris palpitó muy fuerte en mis dedos, sentía como mis jugos se corrían en mi mano... Había tenido el orgasmo más rico que había experimentado en mi vida, era un orgasmo prohibido.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.